Neil Hannon: “Estamos viviendo en una prisión de nuestro propio diseño”Espectáculos 

Neil Hannon: “Estamos viviendo en una prisión de nuestro propio diseño”

El grupo británico The Divine Comedy acaba de sacar “Office Politics”, el álbum número 13 de la banda integrada por Neil Hannon como único integrante estable, quien desde sus inicios tiene una visión entre crítica y conspiranoica respecto a la tecnología, aunque no duda en afirmar que dependemos de ella y que los seres humanos han creado “una prisión” de su “propio diseño”.

“Oh, entiendo completamente la ironía -le dice Hannon a Télam, en referencia a que gracias a las plataformas digitales hoy se puede escuchar su música en cualquier lugar del globo que tenga conexión a internet-. Puedo quejarme ruidosamente de la tecnología, pero no puedo vivir sin ella ahora, ninguno de nosotros puede. ¡Eso es la mitad del problema! ‘Estamos viviendo en una prisión de nuestro propio diseño'”.

En “Office Politics” Hannon echó mano a todo ese background orquestal y sintetizado que se le conoce desde sus inicios en “Fanfare for the Comic Muse”, en 2000, cuando el proyecto compartía cartel en el auge del britpop con Oasis, Blur y Radiohead, aunque su sonido se caracterizó siempre por ser más minimalista.

Las letras, como desde hace tres décadas, son una crítica a la vida moderna y tecnológica, lo cual, y lo que es paradójico para Hannon, acrecentó la falta de comunciación entre las personas, pese a que las herramientas están al alcance de la mano y para (casi) todo el mundo.

Pero, también, sus letras son un realce de “la gente común”, esa que camina por las calles de los pueblos del interior británico, trabaja en una fábrica y junta su dinero para vacacionar en zonas más cálidas que las islas, como reza la canción “Norman and Norma”, uno de los cortes de “Office Politics”.

“Yo encuentro a la ‘gente común’ (por no encontrar un término mejor) algo heroica. Navegar por la vida, el mundo, la sociedad humana está lejos de ser fácil. Y gran parte de este álbum es acerca de cómo las personas trabajadoras promedio son sobrestimadas y usadas terriblemente por las grandes empresas”.

Ya desde el nombre de la banda, Hannon maneja un elevado nivel cultural. Con la inevitable cita a la obra cumbre de Dante Alighieri, pasando por guiños a la música de Gustav Mahler o saludos directos a otros héroes del sintetizador, como Kraftwerk o Nine Inch Nails.

Esa cultura también la orienta a las masas. De Argentina, dice “temer” no haber leído a Jorge Luis Borges, aunque sabe “perfectamente” quien es; sin embargo, asegura que ubica estas latitudes gracias a cuestiones más populares como “las pampas, Leo Messi, la carne de res, Galtieri y las Malvinas, un equipo de rugby bastante bueno, inmigrantes de España, Italia, Alemania y Escocia y, por supuesto ¡Diego Maradona!”.

Por el momento no tiene planes de tocar en el país, aunque, dice, le “encantaría”.

Télam: Por momentos, el disco parecería estar influenciado por el cine y películas como “2001: Odisea en el espacio”.
Neil Hannon: Sí, muy a menudo. Una película en la que pensé mucho para este disco fue “The Apartment”, de Billy Wilder. Pero más que eso, veo la historia de las canciones visualmente a medida que las hago. Como una película, pero ninguna que se haya hecho todavía.

T: Teniendo en cuenta tu crítica a la tecnología, ¿cómo componés? ¿Con instrumentos reales o virtuales?
NH: Yo no sé escribir ni leer música, pero me encanta crear arreglos orquestales y hacer que músicos reales los toquen. No me gusta fingirlo. En los primeros días solía grabar las partes que quería con malos sonidos de teclado y hacía que mis amigos inteligentes los grabaran. Ahora creo los arreglos en Protools con preciosas muestras orquestales y luego mis amigos inteligentes lo graban. ¡Gracias a Dios por tener amigos inteligentes!

Articulos relacionados

Leave a Comment