Pompeyo Audivert: “Rosas es la identidad clandestina de la patria”Espectáculos 

Pompeyo Audivert: “Rosas es la identidad clandestina de la patria”

Pompeyo Audivert y Rodrigo de la Serna protagonizan “El farmer”, obra teatral basada en la novela homónima de Andrés Rivera en la que un Juan Manuel de Rosas viejo, exiliado y que avizora su muerte es visitado por los fantasmas de la juventud y las disputas políticas que encarnó en el Río de la Plata.

La obra, que dirigen en forma conjunta Audivert, De la Serna y Andrés Mangone, tuvo su estreno en 2015 en la sala Casacuberta del Teatro San Martín, pasó luego por otras salas, salió de gira nacional y ahora regresa a Buenos Aires, para una temporada que se desarrolla con funciones viernes y sábados en el Teatro la Comedia (Rodríguez Peña 1062).

“Al montar la obra, nuestro objetivo no es estrictamente político-histórico sino que nuestro objetivo central es teatral, tomamos esta figura porque es muy atractiva, muy contradictoria, porque en ella se cruzan muchas cosas”, destaca Audivert en charla con Télam.

“Es una obra que habla de la tragedia de este ser histórico que fue arrojado al destierro y todo lo que ahí puede reflexionarse en esa metáfora que también es una metáfora de la vejez, del cuerpo que ya ha dejado de servir a los fines históricos, del padre mismo y donde se juegan una serie de asociaciones que pueden ir del Rey Lear a todas las asociaciones políticas ligadas a lo nacional y popular”, comenta Audivert.

En la adaptación teatral hay un Rosas viejo que enfrenta su último día de vida, a cargo de Audivert y De la Serna interpreta al Rosas mítico, joven, “el cuerpo que va a quedar en la inmortalidad”.

Télam: ¿Qué elementos se privilegian y cómo se encara la adaptación de una novela como “El Farmer” a la escena teatral?Pompeyo Audivert:- La clave para la adaptación teatral de “El Farmer” fue volver federal el concepto de identidad, sacarlo de su concepción unitaria, hacerlo vibrar poéticamente. Para ello inicialmente dividimos en dos el cuerpo de Rosas, el biológico, que se está muriendo esa noche en Inglaterra y el mítico que nace esa noche a la inmortalidad. A su vez hay otros niveles de identidad fantasmal que se desatan y que nuestros cuerpos de actores representan. El teatro trata de hacer restallar la estructura sagrada de la presencia individual y colectiva en múltiples versiones que conviven en un punto: la escena, el personaje, y que alcanzan así su valencia metafísica.

Articulos relacionados

Leave a Comment