Ariel Ardit: “Estos primeros 20 años en el tango merecen un festejo”Espectáculos 

Ariel Ardit: “Estos primeros 20 años en el tango merecen un festejo”

“En este tiempo pude ir concretando muchas cosas que me interesaban, eso me coloca en un lugar de felicidad y de sentirme contenido por el tango, por eso estos primeros 20 años merecen un festejo”, expresó el cantor en una entrevista con Télam

Nacido en Córdoba y criado en Buenos Aires, Ardit dio sus primeros pasos en el mítico Boliche de Roberto del barrio porteño de Almagro y forma parte de una generación que se sintió identificada con el género y que de algún modo reavivó la llama en el tango.

”Soy de la generación de los 90, muchos teníamos 20 años cuando encontramos en el tango una manera genuina de manifestarnos, todo se dio cuando parecía que el tango se extinguía. Fue un recambio generacional, una época en la que aparecieron la orquesta El Arranque, Lidia Borda, La Fernández Fierro con El Chino Laborde y El Cardenal Domínguez, entre muchos otros”, repasó.

En el Coliseo, Ardit hará un repaso por cada etapa de su carrera, acompañado por guitarras y por el bandoneonista Mederos, junto a su Orquesta Típica liderada por el pianista y compositor Andrés Lintetsky

También será acompañado por El Arranque, formación en la que cantó el los primeros años de su carrera (entre 1999 y 2005) y con la que grabó cuatro discos.

“Es una celebración con toda esa gente que es un poco parte de mi historia, recordando a los que ya no están y junto al público que me puso en el lugar donde estoy”, dijo a modo de síntesis del espíritu de esta presentación, en la que además participarán Guillermo Fernández, Cucuza Castiello, Osvaldo Peredo, Jorge Giuliano -último guitarrista de Mercedes Sosa- y su madre, Adriana Oviedo.

Para Ardit una de las tareas más difíciles para armar el concierto fue elegir el repertorio.

“Me costó sacar temas, es una tarea horrible la de dejar temas afuera, la idea es hacer un recorrido desde el primer disco hasta el repertorio sinfónico presentado en el Teatro Colón”, apuntó.

Señaló que su mayor desafío en este momento es “la misma búsqueda de siempre, mejorar como intérprete”.

“Mi ambición máxima -continuó- es cantar mejor, pero no como un hecho gimnástico, sino poder transmitírselo mejor a la gente. Creo que he podido mejorar mi expresión y ser cada vez mejor intérprete”.

En ese sentido, Ardit contó que el hecho de tener como máximo referente a Carlos Gardel, a quien descubrió cuando estudiaba canto lírico, es el mejor estímulo en su profesión.

“Empecé a cantar tango después haber escuchado a Gardel , si él hubiera cantado otra música tal vez no estaría cantando tango; podríamos decir que para mí el el tango fue una consecuencia de Gardel”, indicó el Ardit, quien se crió una familia de cantantes de folclore.

Tèlam: ¿Perseguir a Gardel es un ideal imposible?

Ariel Ardit: Es el trabajo más apasionante porque te obliga a tratar de mejorar, el hecho de tener ese referente tan alto, es como que siempre a a uno le queda más por dar. Gardel es el primer cantante de tango. Su construcción física y artística hablan de una pasión por mejorar y de un gran optimismo. Es uno de los melodistas más impresionantes que tenemos. El tango hoy en día es conocido en todo el mundo por él.

T: Después de este concierto ¿qué proyectos tenés?

AA: Comienza una nueva etapa, mi idea es abrirme a otros géneros. Básicamente me siento cantante y necesito no cerrarme solamente al tango y explorar en otras músicas. Estoy convencido de que el tango es la música en la que me siento más cómodo, pero también creo que si al tango le ponemos barreras uno se estanca.

Es el momento de correr riesgo. Básicamente el tango es un género de fusión, entonces no hay que tenerle miedo a otras aperturas.

Articulos relacionados

Leave a Comment