Barcelona y Messi cumplieron con el trámite ante Rayo VallecanoDeportes 

Barcelona y Messi cumplieron con el trámite ante Rayo Vallecano

Muchas veces el fútbol le da la espalda a las estadísticas y los números y las rachas no alcanzan para explicar el resultado de un partido. Pero en la previa esos datos sirven como evidencia para marcar las distancias entre un equipo y otro. 

El Barcelona de Messi y sus estrellas llegaba con 14 partidos sin derrotas, venía de dejar en ruinas al Real Madrid tras eliminarlo dela Copa del Rey y ganarle también el clásico de Liga en el Santiago Bernabéu. Y se prepara para definir el miércoles la serie de octavos de final de la Liga de Campeones ante Lyon tras el 0-0 en Francia. La vida le sonríe desde lo más alto de la tabla.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En el extremo opuesto estaba su rival de turno, el humilde Rayo Vallecano que guarda esperanzas de mantener la categoría. Ese es su objetivo en lo que queda de temporada. Llegaba al Camp Nou con cinco derrotas en fila y con la mala fortuna de que Ernesto Valverde decidiera utilizar a la mayoría de sus figuras. Sólo cuidó a Rakitic, Dembélé y Sergi Roberto pensando en la Champions. 

Pero es fútbol y toda la previa quedó aplastada a la hora de mover la pelota.

En ese escenario, Barcelona como era de esperar manejó la pelota, los tiempos y dispuso de las mejores situaciones de gol. Pero le costó quebrar el bloque defensivo rival. Llegaba hasta la puerta del área y, salvo por un par de pinceladas de Messi, no lograba quedar cara a cara con el arquero Stole Dimitrievski.

La seguidilla de pases de un lado al otro que caracteriza a la escuela catalana quedó atónita a los 24 minutos ante una corrida impresionante de Raúl De Tomás. Se la jugó y fue. Haciendo gala del nombre de su equipo, el 9 fue un rayo. De derecha al centro, aceleró, encaró, superó a Piqué, se acomodó y sacó un latigazo letal para superar a Ter Stegen y sorprender a todo el Camp Nou.

Fue la reacción que necesitaba el Barsa. Y fue muy temprano para que la visita sólo se dedicara a refugiarse y despejar la pelota lo más lejos posible. Era cuestión de acertar el pase final para empatar el partido. Y fue Messi el que frotó su zurda en un balón detenido de la derecha para servirle el gol a Piqué. El zaguero anticipó la salida tardía del arquero y la floja cobertura defensiva para poner orden en casa, para empatar y empezar de nuevo.

Una postal de Messi, en el Camp Nou: el argentino cumplió 800 partidos como profesional, entre el Barsa y la Selección. (AP)

Muy rápido se apagó la ilusión del Rayo. Volvió a la realidad en el arranque del segundo tiempo cuando Nelson Semedo se proyecto por derecha, enganchó en la entrada al área y se dejó caer ante la marca de Jordi Amat. El árbitro cobró el dudoso penal y Messi no falló. 

El festejo del argentino, al trotecito, casi sin abrir la boca para gritar al gol, fue el mejor reflejo del partido. Así lo dio vuelta Barcelona, casi por inercia. Por el peso propio de sus figuras. No le hizo falta brillar.

La frutilla al postre llegó en el cierre, ya con Rakitic y Dembélé en la cancha y una jugada de Play Station, digna de aquel Barcelona mágico de Pep Guardiola. Una contra a pura velocidad y precisión. Con Suárez pivoteando y después definiendo. Con desborde y pases exactos. Para desmoronar a cualquier rival y sentenciar una nueva victoria. Un trámite más del equipo catalán.

Con esta victoria mantiene los 7 puntos de ventaja con su escolta, el Atlético de Madrid de Diego Simeone, que a primer turno había vencido 1-0 al Leganés con gol de Saul. Restan 11 fechas para que termine la Liga y el 6 de abril se verán las caras en el Camp Nou. 

Articulos relacionados