“Hay panaderías formales que han cerrado sus persianas y siguen vendiendo clandestinamente”Economía 

“Hay panaderías formales que han cerrado sus persianas y siguen vendiendo clandestinamente”

Emilio Majori, presidente de la Federación Panaderil Bonaerense habló en exclusiva con El Intransigente.

Al ser consultado sobre la situación de las panaderías en la actualidad, Majori sostuvo: “desde marzo del año pasado, la existencia de las panaderías se complicó muy fuertemente. Nosotros estamos diciéndole a los funcionarios que, de no regularizar la situación paulatinamente, van a ir decayendo las panaderías. Hoy nosotros, sin temor a equivocarnos, les decimos que estamos en condiciones de afirmar que el gremio panadero, a nivel formal está en vía de extinción”.

Sobre si reciben alguna respuesta, por parte de las autoridades, ante estos reclamos, el presidente manifestó “creo que, en general, se está recibiendo algo del gas, de la luz. Hay sectores que están mejorando, y teniendo la documentación en regla, tiene unos buenos descuentos. De todas maneras, en estos momentos, son contados con los dedos los que están en condiciones de presentar alguna de estas condiciones para este tipo de cosas”.

En cuanto a cuál es la documentación que algunos pueden ingresar y otros no, Majori confirmó: “Hay que estar en regla con el 911, 931, en regla con todo, en general. Cuesta mucho llevar y pagar los impuestos a fin de mes, porque la competencia es completamente desleal. El mismo gobierno nos pone a nosotros una competencia desleal, con la feria en tu barrio. De esa manera, condiciona el precio del pan, porque la feria vende a $40 el pan, y nosotros a $40 no podemos vender en ningún momento”.

Sobre si se ha ido incrementando la venta clandestina de pan, el presidente confirmó esta situación, ya que afirma que “es muy tentador. Hay panaderías formales que han cerrado sus persianas y siguen vendiendo clandestinamente”.

Al ser consultado si el consumo decayó, Majori sostuvo que “bajó en las panaderías formales, que pagan los impuestos, que no pueden vender pan a $50, $60. El que paga todos los impuestos, tiene que vender pan de $80 a $100. Hoy encontramos, en muchos barrios, competencia de $40, $50, $60. La diferencia que se puede conseguir con lo clandestino es notoria”.

Al final de la entrevista, Majori se animó a dar las cifras de cuál es el precio real del pan. “El pan, para subsistir y poder afrontar la situación de impuestos, debe costar entre $80 a $100 el kilo. Hay lugares, como en Capital Federal, que lo están vendiendo $110, $120”, finalizó.

Articulos relacionados