La crisis golpea fuerte a Catamarca, que se está quedando sin industriasEconomía 

La crisis golpea fuerte a Catamarca, que se está quedando sin industrias

Por Juan Carlos Andrada – El levantamiento de la Promoción Industrial (beneficio fiscal) durante la administración de la exjefa de Estado nacional, Cristina Fernández de Kirchner, fue una sentencia de muerte para las industrias instaladas en Catamarca, en tanto que, el actual presidente Mauricio Macri las terminó de liquidar con la apertura de importaciones y los costos de los servicios públicos como gas y luz. Como si fuera poco, el Gobierno provincial que conduce Lucía Corpacci compite con el sector privado con empresas estatales permanentemente subsidiadas. La semana pasada cerró una fábrica de guardapolvos. 

De manera que, mientras los sectores políticas antagónicos se echan la culpa y buscan cualquier excusa para despegarse de la responsabilidad, Catamarca se queda sin industrias. Por nombrar solo algunas que no soportaron el duro golpe de la crisis mencionamos a Alpargatas Textil, Calzados Catamarca, Yersiplast, Tileye, Bernardo Levin, Eyelit, Tejica, etc. Esta semana se conoció que la empresa “12 de Octubre” que fabricaba guardapolvos dejaba de producir casi al mismo tiempo que el Gobierno de la provincia hacía ese mismo trabajo en PRODUCAT, la empresa estatal eternamente subsidiada ¿Y la ley de Compre y Contrate catamarqueño? ¡Bien, gracias!

“La crisis es muy fuerte debido a la factura de energía, gas, agua e impuestos en general. Hay facturas de luz entre 3 y 7 millones de pesos. Lo peor es la apertura de importación de países asiáticos que están metiendo productos de muy buena calidad por la tecnología que tienen, mucha cantidad y a muy bajo precio” le dijo a El Intransigente el secretario de la Asociación Obrera Textil, Jorge González. 

Las provincias que tenían Promoción Industrial eran San Juan, Catamarca, La Rioja y Mendoza. Cuando se cayó el beneficio fiscal el riesgo de que las empresas se vayan de  Catamarca era inminente y hoy en día se confirma la desgracia con carácter de irreversible. “Para traer materia prima y llevar el producto terminado es carísimo. Con la Ley de Promoción Industrial los empresarios se ayudaban principalmente para el flete, por eso nos cansamos de pedir subsidios para el transporte con sus respectivos controles pero nunca escucharon”, dijo González a este medio. Además en su momento, los empresarios no invirtieron en tecnología de punta y hoy no están en condiciones de competir al nivel del mercado actual que ingresa desde los países asiáticos. “Si bien logramos 100 por ciento de indemnización, lo importante es tener laburo, no la indemnización”, lamentó el gremialista.

En definitiva, no hubo un freno a la barbarie política y hoy el Área Industrial “El Pantanillo” es un cementerio de fábricas.

Articulos relacionados