El Estado se sigue llevando más del 60% de la renta agrícolaEconomía 

El Estado se sigue llevando más del 60% de la renta agrícola

El Estado, en sus distintos niveles, Gobierno nacional, provincial y municipios, se lleva más del 60 por ciento de la renta agrícola, que es el valor de la producción menos los costos.

Según el Índice FADA de la Fundación Agraria para el Desarrollo de Argentina, la medición trimestral de marzo de 2019 marca una participación de los impuestos sobre la renta agrícola del 60,5% para el promedio ponderado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol.

En términos simples, cada 100 pesos de renta que genera una hectárea agrícola, 60,60 pesos se lo llevan los distintos niveles de Gobierno.

David Miazzo, jefe de FADA, declaró que le resulta “llamativa” la estabilidad del indicador, ya que en diciembre la participación del Estado fue de 60,5 por ciento.

El Índice se mantuvo estable debido a la “mejora esperada en los rindes agrícolas de la campaña 2018-2019 tomando las estimaciones más conservadoras que son las de Agroindustria”, manifestó Miazzo a la Agencia Noticias Argentinas.

Por otro lado, otro de los factores fue “el movimiento reciente del tipo de cambio con el alza del dólar”.

En cuanto a la cosecha de este año, se está esperando que sea récord en toneladas, con incrementos esperados para el maíz y la soja cercanos al 40% con respecto a la campaña de 2017-2018, fuertemente castigada por la sequía.

Es este el principal elemento que genera un incremento en el valor de la producción, de la renta y hace caer la participación relativa del Estado. Ante la caída del precio de la soja y del maíz, con respecto a diciembre, reduce la rentabilidad y ante una porción más chica, la participación del Estado parece incrementarse levemente.

Uno de los aumentos más significativos para la producción agrícola fue el costo de los fletes y los costos laborales, que en diciembre aún no se habían registrado, también la actualización de las tazas viales municipales y los inmobiliarios rurales provinciales generaron un incremento en el indicador de marzo, que durante 2018 se había licuado, producto de la devaluación.

La participación del Estado puede llegar a disminuir por dos variables, la cosecha record y el movimiento del tipo de cambio. Los resultados del índice contemplan los rindes, los impuestos provinciales, locales, los fletes que, de acuerdo al tipo de cultivo, generan distintos efectos sobre los productores.

El Gobierno espera ansioso los resultados de la campaña 2018-2019, según el FADA el Estado, a través de impuestos, le descuenta un 60 por ciento de las ganancias a los productores agrícolas.

Articulos relacionados