Peor que el River-Boca: Madrid se blinda ante la invasión inglesa en la final de la Champions LeagueDeportes 

Peor que el River-Boca: Madrid se blinda ante la invasión inglesa en la final de la Champions League

Seis meses después de la final de la Copa Libertadores, Madrid se prepara para una nueva invasión futbolística y otro dispositivo de seguridad récord. Ya no serán los hinchas argentinos, sino los “fans” ingleses los que alterarán el ritmo habitual de la capital española. Decenas de miles de seguidores del Liverpool y del Tottenham -la alcaldesa Manuela Carmena habló de la llegada de hasta 100.000 para la final de la Champions League– convertirán a Madrid en el escenario de un partido de más alto riesgo que el de la final de la Copa Libertadores entre los dos más grandes equipos del fútbol argentino.

Mirá también

Los cerca de 4.000 efectivos desplegados para custodiar el River-Boca del 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu supusieron un récord para la ciudad. Pero la marca será superada: habrá 4.700 policías vigilando todo lo que suceda en torno a la final de este sábado en el Wanda Metropolitano, la casa del Atlético de Madrid. Un dispositivo de cuatro días que incluye la custodia de las “Fan Zones” en la Plaza de Colón (Tottenham) y la Plaza Felipe II (Liverpool), así como del “Champions League Festival” organizado por la UEFA. Con sedes repartidas en puntos emblemáticos de la ciudad como Plaza Mayor, Puerta del Sol, Plaza del Callao y Plaza de Oriente (frente al Palacio Real), el festival contará entre este jueves y el domingo con la presencia de artistas como los colombianos Carlos Vives o Sebastián Yatra.

Un policía camina por los alrededores del Wanda Metropolitano. El operativo comenzó este jueves y se extenderá hasta el domingo.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

“Es algo superior a lo de la Copa Libertadores. Es el mayor despliegue que haya habido en la ciudad por un evento deportivo”, confirmó el Director General de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras, ante la consulta de Clarín en una reciente conferencia de prensa. “Habrá un dispositivo de seguridad muy potente que intentará que todo el mundo pueda disfrutar de una Madrid acogedora y amable”.

La final de la Libertadores permitió a Madrid exhibir su capacidad de organizar sin incidentes un gran evento deportivo, en momentos en que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mantiene abierta la posibilidad de una candidatura al Mundial de fútbol de 2030 junto a Portugal y Marruecos. Ahora tendrá otra vidriera global.

Mirá también

“La Libertadores fue un gran éxito en términos de imagen para España”, señaló Piqueras. “La final de la Champions es otro escaparate mundial. Queremos mostrarnos como un país seguro y hospitalario”, agregó.

Los hinchas ingleses no sólo llegarán desde Liverpool o Londres. Las autoridades esperan un importante flujo por aire y tierra desde destinos españoles como Benidorm, Islas Canarias, Costa del Sol e Islas Baleares, donde reside una importante comunidad británica seducida por la playa y el sol. La UEFA apenas facilitó unas 17.000 entradas a cada equipo, por lo que se espera que miles de hinchas ingleses viajen a Madrid sin ticket. Y algunos también sin alojamiento, ya que la capacidad hotelera de la ciudad está desbordada.

Mirá también

El Wanda tiene capacidad para unos 68.000 espectadores y las hinchadas estarán separadas en las cabeceras: el fondo norte para el Tottenham y el sur para el Liverpool. Los laterales serán, en teoría, para los neutrales. El dispositivo contará con tres anillos de seguridad, una medida que rara vez se aplica en España, y un novedoso dron policial que emitirá imágenes en tiempo real de los alrededores del estadio. Además, habrá autobuses especiales que trasladarán a los hinchas desde la llegada al aeropuerto de Barajas.

Mirá también

Madrid ya albergó varias finales de Copa de Europa en el Bernabéu –la última de ellas en 2010, con victoria del Inter sobre el Bayern Munich con los dos goles del argentino Diego Milito-, pero el encuentro supondrá la primera definición internacional en el Wanda, la casa del Atlético de Madrid que fue reinaugurada hace dos años. Ubicado en el extremo este de la ciudad, lejos del centro, el estadio colchonero está experimentando estos días un lavado de cara de último momento con el arreglo de plazas y la pavimentación de algunas calles deterioradas en los alrededores.

Los vecinos del Wanda no quieren la Champions

Muchos madrileños sonrieron aliviados cuando el Barcelona se derrumbó en semifinales, pero a los vecinos del barrio de Las Rosas, en el distrito de San Blas-Canillejas, no les causa ninguna gracia el duelo inglés que se aproxima.

Mirá también

Va a ser mucho peor que cuando se celebró la Libertadores. Dicen que vendrán unas 30.000 personas sin entradas”, asegura a Clarín Pablo Morena, presidente de la Asociación de Vecinos Las Musas-Las Rosas. “Al no tener entradas, vendrán aquí al estadio con antelación a ver si de alguna forma pueden entrar. Y al venir con tanto tiempo, pues van a empezar a beber y eso nos puede dar problemas en el barrio”, recalcó.

Mirá también

Morena, de 80 años y madrileño de toda la vida, vive a 400 metros del estadio y como muchos vecinos sufre cada vez que hay acción en el Wanda. Su organización, junto a otras asociaciones vecinales, realizó varias protestas por los problemas de movilidad, seguridad y limpieza que se generan en el lugar y sus alrededores. Los vecinos denuncian que no se realizaron las obras prometidas en la zona, en especial los accesos y salidas a la M-40 (una autopista de circunvalación de Madrid que pasa por el Wanda) necesarios para evitar las enormes congestiones que se producen.

“Esperemos que no haya prórroga y no terminen a la 1 o 2 de la mañana. Los vecinos estamos muy, muy quemados…”, dice Morena sobre el partido.

Aunque el problema va más allá: “Es un verdadero desastre. Se orinan en las terrazas, en los portales. Los helicópteros no dejan dormir por las noches. Y los vecinos, con todo el grito, se enteran muy bien cada vez que meten un gol. Hay vecinos que están empezando a vender las viviendas que compraron”.

De cara a la final, algunos bares de la zona y del centro de Madrid están evaluando no abrir sus puertas. O limitar la venta de alcohol el día de partido. Otros, en cambio, están incrementando los pedidos para satisfacer la enorme demanda que aguardan. El partido puede ser también un buen negocio y algunos residentes están aprovechando para alquilar habitaciones o departamentos enteros cercanos al estadio –y no tanto- a precios exorbitantes. Uno de los avisos más insólitos en Internet llegó a pedir 1.200 euros por dormir en un colchón inflable en un apartamento a diez minutos caminando de la cancha.

“Hay gente que alquila, como para hacer un dinero de cara a las vacaciones de verano. Yo ,desde luego, por ningún dinero colaboraría con ellos”, señala Morena. Si fuera por él, la final podría irse bien lejos de su barrio. “Todos los vecinos lo agradecerían”, finalizó.

MADRID. Especial para Clarín

MFV

Articulos relacionados