Qué región le espera al próximo presidentePolítica 

Qué región le espera al próximo presidente

El

próximo presidente

encontrará en la región un escenario muy distinto al que recibió

Mauricio Macri

en 2015. Quien asuma -o reasuma- el poder en diciembre se enfrentará a un panorama descripto por los analistas como acéfalo, más propenso a la intervención extrarregional y caracterizado por los gobiernos orientados hacia la centroderecha. Una foto de América Latina impensada hace algunos pocos años.

Cuando el presidente Macri llegó a la Casa Rosada tras derrotar al kirchnerismo, Dilma Rousseff todavía era presidenta de Brasil, Rafael Correa gobernaba Ecuador, Michelle Bachelet lideraba Chile y Juan Manuel Santos estaba al mando de Colombia. Además, Venezuela no estaba inmersa en la crisis que atraviesa hoy, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) todavía estaba en funcionamiento y nadie hablaba de la necesidad de implementar cambios profundos que cambiaran la esencia del Mercosur. La izquierda pisaba fuerte en América latina y el “eje bolivariano” con el que había tejido afinidad el kirchnerismo de la mano del chavismo no se había desmembrado.

Pero en pocos años, el rumbo de la región giró de manera brusca hacia la centroderecha. Sebastián Piñera reemplazó a Bachelet; Iván Duque, a Santos, y Lenín Moreno, a Correa. Brasil, que cuenta con la principal economía de la región, pasó de ser gobernado por el Partido de los Trabajadores (PT) y, por un período abreviado, por Michel Temer (PSDB) a ser liderado inesperadamente por Jair Bolsonaro, un nacionalista de derecha. Venezuela sufre una crisis institucional y humanitaria sin precedentes, la Unasur tiene certificado de defunción y fue reemplazada por otro organismo más laxo (el Prosur), se planteó modificar las reglas del Mercosur para flexibilizarlo y se suspendió la elección directa de legisladores del Parlasur.

En este contexto, según los estudiosos de las relaciones internacionales, la región será testigo por los próximos años de dos fenómenos característicos de la época: la intervención de países del hemisferio norte y el repliegue del liderazgo de un Brasil que piensa en sí mismo, lo que cambia la concepción política que se tenía de la región.

“La gran diferencia que habrá desde diciembre respecto de los últimos 25 o 30 años es Brasil. Hasta ahora hubo una continuidad alrededor de considerarse líder regional, una suerte de coordinador de un proceso de integración real, pero Bolsonaro es el primero que considera que el país no tiene que tener ese rol”, dijo a LA NACION Julio Burdman, politólogo y profesor de Geopolítica de la UBA, quien señaló como síntomas de esa nueva estrategia la disolución de la Unasur y las últimas medidas tomadas en el Parlasur, promovidas por Brasilia y apoyadas por el gobierno argentino.

La incógnita que se genera si Brasil baja el perfil es si la Argentina -segunda economía del sur del continente si no se tiene en cuenta a México- podrá ocupar simbólicamente ese liderazgo, una estrategia que Macri intentó tejer en los primeros tiempos de su mandato flanqueado por la desideologización de la región y por las constantes muestras de apoyo de la comunidad internacional, pero que frenó la debilidad interna que generó la crisis financiera.

Un Brasil menos preocupado por influir en la región y en su integración facilita la injerencia de las potencias en América Latina. Venezuela es un ejemplo de ello, según los consultados.

“A medida que la competencia entre China, Rusia y Estados Unidos se asienta, también se traslada a América Latina, con efectos sobre su autonomía. Venezuela está en una situación más compleja por la injerencia de actores extrarregionales. Es un rasgo de la tercera década de este siglo”, sostuvo Juan Battaleme, profesor de Política Internacional de la UBA.

“En Venezuela es donde más se nota la ausencia de la región. El Grupo de Lima no es para resolver conflictos, sino que es más una censura a [Nicolás] Maduro”, agregó Burdman.

Battaleme se refirió también a la influencia que otros países hacen en materia de comunicaciones o infraestructura. Tal es el caso de China y su nueva Ruta de la Seda.

El tenor del giro en la región también despierta dudas acerca de qué ocurriría si el próximo presidente argentino no fuera Macri, en especial si se impusiera la fórmula integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

“Un líder de centroizquierda operaría con menos vocación de sociedad regional. No encontraría socios potenciales”, indicó Battaleme.

Burdman coincidió en que un referente de ese sector podría “adaptarse” a los nuevos vientos regionales, salvo que ese referente fuera el kirchnerismo. “Ella [por Cristina] alzaría la voz y marcaría sus disidencias”, dijo.

Articulos relacionados