El rendimiento de los bonos argentinos sube por encima del resto de los emergentesEconomía 

El rendimiento de los bonos argentinos sube por encima del resto de los emergentes

Los diferenciales de bonos de Argentina ajustados por opciones se ampliaron más que en cualquier otro país la semana pasada, debido a que la preocupación por el posible retorno de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner se sumó a la sensación de riesgo en los mercados emergentes.

Bonos argentinos: adiós inversores conservadores, bienvenidos fondos de cobertura

Los diferenciales de los bonos argentinos en comparación con los bonos del Tesoro de EE.UU. se ampliaron 84 puntos básicos a 1.165, lo más alto desde abril, a medida que una profunda recesión y las próximas elecciones presidenciales de octubre, junto con la guerra comercial entre EE.UU. y China, hicieron que los inversores abandonaran los activos argentinos. Kirchner anunció su decisión de postularse como vicepresidente el 18 de mayo. A pesar de la expansión de los diferenciales, el peso argentino registró su menor descenso mensual desde enero.

Los inversores en Argentina también enfrentan “crecientes preocupaciones sobre las tasas de crecimiento global y las fricciones comerciales”, asegura Michael Roche, estratega de Seaport Global Holdings en Nueva York.

Los bonos argentinos sufren de “estrés financiero” por las dudas frente a Macri

En general, los diferenciales de los países en desarrollo se ampliaron 15 puntos básicos a 316 la semana pasada, lo que pone límite a un mes débil para los activos emergentes, con un rendimiento total de solo 0,3% en el índice de bonos Bloomberg Barclays EM USD. El índice ha tenido un rendimiento de 1% para el trimestre y 6,5% para el año.

Los bonos con mejor desempeño la semana pasada fueron los de Turquía, donde los diferenciales se redujeron en 9 puntos básicos a 594 respecto a los bonos del Tesoro de EE.UU., la única disminución de este tipo en los mercados emergentes. Los activos turcos repuntaron en medio de la especulación de que el presidente Recep Tayyip Erdogan estaría trabajando para terminar un punto muerto con EE.UU. sobre la compra prevista de un sistema de defensa de misiles ruso.

Articulos relacionados