Industria argentina: aportes para el consensoEconomía 

Industria argentina: aportes para el consenso

Este año, los argentinos volvemos a poner nuestro porvenir en perspectiva a través del sufragio. Es un buen momento para generar instancias en las que los debates sobre problemas y desafíos generen soluciones colectivas. Tanto en el presente como hacia el futuro, la industria es parte de esas soluciones. Crear empleo, generar divisas genuinas, insertarnos en las cadenas globales de valor y potenciar a otros sectores son aportes constitutivos que la industria ha brindado y puede continuar brindando al país. Cómo poner en valor esos activos es el primer desafío.

Uno de los pasos iniciales debe darse en el territorio de los consensos. Estamos en un momento en el que la sociedad reclama que quienes tenemos responsabilidades institucionales respondamos a esa demanda. En la UIA estamos consustanciados con ese compromiso, haciendo de esos consensos una realidad: por segunda elección consecutiva hemos logrado una unidad para poder afrontar esta difícil coyuntura.

En función del futuro cercano de la Argentina y un contexto económico desfavorable para la economía del país, será el sistema político -por la representatividad que le otorgan los votos- el que deba convocar a todos los actores sociales para conformar una instancia de diálogo superadora y articulada alrededor de consensos, debates y concertaciones.

Como dirigentes industriales estamos convencidos de que, articulándose sobre consensos, la Argentina puede ser un país desarrollado. Y desde nuestro aporte más específico sabemos que la industria es el camino para alcanzar ese objetivo. La evidencia internacional es irrefutable: los países desarrollados son los que se nominan a sí mismos como naciones industriales.

Normalmente puede caracterizarse a la industria como un sector económico. Pero en la actualidad es mucho más que eso, es un concepto. ¿Qué significados abarca? Producir, agregar valor, generar riqueza para el país, innovar, emprender, invertir y desarrollar tecnología, entre otros. En todos ellos está la idea de porvenir. Por eso los industriales sabemos que las respuestas a las preguntas del futuro no están en el pasado, sino en lo que construyamos desde este presente.

La cuarta revolución industrial es la plataforma que pone al sector al frente del porvenir porque se borran los límites de lo posible con cada nuevo avance que sumamos al proceso productivo. La interacción entre los mundos de la educación, la ciencia y la empresa generan una oportunidad inigualable para multiplicar el poder transformador del desarrollo productivo. Porque es industria más servicios más agro, energía, la ecuación del progreso, potenciarnos para crecer.

Cada industrial argentino tiene una convicción insignia en esta difícil coyuntura: la industria es capaz de ofrecer certezas para la incertidumbre que el país enfrenta. Si le va mejor a la industria, le va mejor al país. Esa es la certeza que nos guía hacia la mesa de los consensos que la Argentina necesita más temprano que tarde.

El autor es presidente de la UIA

Articulos relacionados