Sin la expresidenta, no hubo público en la salaPolítica 

Sin la expresidenta, no hubo público en la sala

El proceso avanzó ayer en su ausencia; continuaron con la lectura de la acusación

La sala de audiencias más grande de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 se vio ayer casi vacía durante el juicio que se le sigue a Cristina Kirchner por la asignación de obras públicas en Santa Cruz al empresario Lázaro Báez.

Es que a la monótona lectura de la acusación fiscal se le sumó la ausencia de su principal protagonista: Cristina Kirchner. La expresidenta pidió permiso a los jueces del Tribunal Oral Federal N° 2 para estar ausente en la audiencia, que comenzó a las 9.30, porque aseguró que el bloque del Frente para la Victoria había organizado una reunión en el Senado para tratar la designación de un juez federal. El abogado de la expresidenta, Carlos Beraldi, estaba casi solo en la última fila destinada a los acusados. Detrás de él, las butacas del público se veían vacías. Había mas penitenciarios y policías, acusados y abogados que asistentes al juicio. Julio De Vido, con suéter beige, siguió la audiencia escribiendo con tinta negra en un cuaderno. La campera Columbia roja se la puso para salir de regreso al penal. No parecía seguir la lectura de la acusación. A su lado, Lázaro Báez, de campera inflable azul, que no se sacó en toda la mañana, escuchaba con los dedos entrelazados. Los jueces interrumpieron a las 14.15 y seguirán el lunes próximo, a las 9.30.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados