¿Comediantes en la política? Ya no es gracioso…Economía 

¿Comediantes en la política? Ya no es gracioso…

Leonid Bershidski

Beppe Grillo en un acto de campaña en Italia. Foto: Bloomberg

Estamos en la era de comediantes en la política. Incluso en Alemania, con su seria tradición política carente de sentido del humor, uno de ellos trata de revivir a un importante e inestable partido.

En los últimos años, los satíricos han alcanzado alturas políticas notables. El Movimiento Cinco Estrellas, fundado por el comediante Beppe Grillo, ha formado parte de los últimos dos gobiernos italianos. En Ucrania, Volodímir Zelenski usó la popularidad de su programa de comedia para convertirse en presidente y consolidar el mayor poder político, superando a cualquiera que haya ocupado el cargo. Jimmy Morales llegó con sus bromas a la presidencia de Guatemala en 2015. El año pasado, Marjan Sarec, que solía burlarse de políticos eslovenos para ganarse la vida, se convirtió en primer ministro de su país.

Jon Gnarr, quien convirtió su campaña electoral 2010 para alcalde de Reikiavik en un programa de humor tipo punk, ya no ocupa el cargo; pero, el año pasado, los residentes de Ereván, capital de Armenia, eligieron al comediante Hayk Marutyan como su alcalde.

En Brasil, en 2010, un verdadero payaso —Francisco Everardo Oliveira Silva— recibió más votos que cualquier candidato al Parlamento y, en 2014, ganó la reelección. El año pasado, Silva se negó a presentarse nuevamente, diciendo que estaba “avergonzado” de los políticos profesionales con los que había tenido que trabajar.

Donald Trump y Jair Bolsonaro aumentan su imagen entre los argentinos, según una encuesta

Aunque el presidente Donald Trump, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el líder del Partido Brexit, Nigel Farage, no son comediantes profesionales, su ascenso en Estados Unidos y el Reino Unido probablemente se explica por las mismas razones tras las victorias de satíricos en otros lugares. Keir Milburn, de la Universidad de Leicester, escribió en un artículo de 2018:

“Tanto Boris Johnson como Nigel Farage han adoptado, al menos parcialmente, personajes caricaturizados al presentar una gama de características cómicamente limitadas. Esta estrategia de autocaricatura es arriesgada, ya que invita al castigo social en forma de risa. Sin embargo, también puede ser útil para los políticos en varios aspectos. En primer lugar, puede elegir la estructura de su propia caricatura y asegurarse de que la sátira se realice en sus propios términos. En segundo lugar, la distancia irónica que viene con la autocaricatura ayuda a evadir la crítica”.

Sin embargo, Alemania es un país donde la política es un tema serio. Una fuerza política de parodia llamada Die Partei, o simplemente el Partido, ha disfrutado de un poco de éxito en varios eslóganes absurdos (como prohibir viajes aéreos y ofrecer a jubilados viajes de realidad virtual en su lugar), pero solo en las elecciones al Parlamento Europeo, que algunos votantes alemanes tratan como una broma (el Partido obtuvo 900.000 votos y dos escaños en el Parlamento Europeo este año, su mejor resultado). En general, se espera que los políticos sean sinceros y estén bien informados sobre los temas.

Y, sin embargo, Jan Boehmermann, un conocido satírico de televisión, intenta una insurrección política aquí al postularse para el liderazgo del Partido Socialdemócrata (SPD), el socio menor de la actual coalición de gobierno. El venerable partido, el más antiguo del país, ha perdido el rumbo y se muestra inestable en las encuestas, donde actualmente está de tercero o cuarto detrás de la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, los Verdes y, a veces, la Alternativa nacionalista para Alemania. El SPD está pasando por un doloroso proceso de elección de un nuevo líder que pueda detener su declive.

Boehmermann, que presenta un programa de televisión satírico en el canal público ZDF de Alemania, es conocido más allá de las fronteras alemanas por su enfrentamiento con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en 2016, cuando un profano poema sobre el líder turco llevó al comediante a problemas legales (el caso provocó que Alemania aboliera un estatuto que prohibía insultar a líderes extranjeros).

A fines de agosto, Boehmermann salió al aire para burlarse de los candidatos al liderazgo del SPD, entre ellos el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, y anunciar su candidatura. Tuvo que iniciar el acto de nuevo porque la primera vez, el público se echó a reír.

Inicialmente, parecía que la candidatura estaba condenada por motivos formales: Boehmermann ni siquiera era miembro del partido. Sin embargo, el martes, su solicitud de membresía finalmente fue aprobada, y el líder de la organización local del partido explicó que “somos un partido y no un evento satírico”. Boehmermann espera el apoyo de cuatro organizaciones locales, que se necesita para participar en la carrera de liderazgo, que finalizará en una conferencia del partido a principios de diciembre.

Es difícil imaginar que Boehmermann gane sobre la base vieja y solidaria del partido y saque al SPD de su estancamiento. Y probablemente sea hasta mejor así. Los comediantes convertidos en políticos, o los políticos convertidos en comediantes, no son soluciones infalibles en el gobierno. Cinco Estrellas ha contribuido en la impotente planificación presupuestaria de Italia; Morales, en Guatemala, que lideraba una plataforma anticorrupción, se ha visto envuelto en escándalos; el gobierno de Sarec en Eslovenia también ha demostrado su tendencia al escándalo; y el equipo variopinto de Zelenski ha tenido un comienzo caótico.

Sin embargo, es útil ver el interés de comediantes, tanto profesionales como aficionados, en cargos políticos como un síntoma importante y preocupante.

Aparecen cuando un país, una ciudad o una fiesta necesita una renovación tan radical que los remedios conocidos no servirán de nada. Como Tanja Petrovic, del Instituto de Estudios de Cultura y Memoria en Liubliana, Eslovenia, escribió el año pasado, los chistes son una respuesta potente a un discurso político que se ha vuelto demasiado seco, formulado y sin compromiso; proporcionan la manera de “imaginar un orden moral diferente”.

Ese orden moral no será necesariamente mejor que el que reemplaza, y la búsqueda política de un comediante puede fallar, como, por ejemplo, la de Luka Maksimovic, satírico que terminó tercero en las elecciones presidenciales de Serbia en 2017. Pero cada vez que una baraja política incluye un comodín, es una señal de que el malestar del establecimiento ha ido demasiado lejos y se necesita una reinvención desde cero. Lo que sucede es que las personas serias no siempre están cerca para realizar este trabajo poco ortodoxo.


Lo más visto

Articulos relacionados