Los primeros ensayos para salir de la grieta, condicionados a Macri y a CristinaPolítica 

Los primeros ensayos para salir de la grieta, condicionados a Macri y a Cristina

Una
transición tácita ocurre fuera de los reflectores mientras
Mauricio Macri recorre el país en andas,
Alberto Fernández completa el álbum de la unidad peronista y la Argentina da vueltas en el laberinto de la incertidumbre económica.

En Buenos Aires,
María Eugenia Vidal habilitó a su equipo a conversar y abrirles los números de la provincia a quienes ya sienten ganado el premio de la sucesión:
Axel Kicillof y los jefes de La Cámpora, Máximo Kirchner y Eduardo De Pedro. Son reuniones cordiales, serenas. Algunos protagonistas las presentan como “escandinavas”, en las que se habla de una alternancia profesional, sin venganzas ni planes disparatados.

El cruce de trincheras se vive a diario en el Congreso, entre peronistas que portan cartas credenciales de Fernández y cambiemitas que asumen el destino opositor. También arde el diálogo entre rivales en la ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta construye el mayor refugio de la resistencia a una posible hegemonía peronista.

En esos juegos de camaradería sobrevuela la ilusión de terminar con “la grieta” que marcó la política argentina al menos desde el conflicto con los ruralistas de 2008. Se instala el sueño de recrear un “bipartidismo centrípeto”, concepto con el que fantaseaba el propio Fernández en los días iniciales de su aventura de poder junto a Néstor Kirchner.

La idea seduce a Larreta, a Martín Lousteau, a Vidal, al gobernador mendocino saliente, Alfredo Cornejo, y a otras figuras de Cambiemos que fijan su horizonte político mucho más allá del 10 de diciembre. Se trata de tallar un campo ancho de coincidencias dentro del cual discurra la política, con un frente más inclinado a la izquierda y otro, a la derecha. Que se establezcan consensos muy elementales fuera de discusión -pagar las deudas, apuntar al equilibrio fiscal, atender las emergencias sociales-. Y que se aísle a los extremistas.

“Al menos en el mano a mano, Máximo Kirchner está de acuerdo. Y Alberto, por supuesto. Nosotros tenemos que apuntar a estar unidos y a controlarlos para que no se los lleven puestos los que piden reformar la Constitución, homenajear a los guerrilleros o meter presos a los periodistas”, describe un funcionario de Cambiemos de línea abierta con jerarcas del peronismo.

Lejos de sufrir una epidemia de ingenuidad, esos oficialistas admiten que, a la hora de vaticinar un futuro, el modelo de concordia no va primero en las apuestas. Dudan sobre todo de cómo procesarán el eventual cambio de guardia Macri y Cristina Kirchner, las dos figuras dominantes de la política en la década que se va.

En el caso de Cristina todo es enigma. Habla poco fuera de su círculo de confianza. Y en público se parece mucho más a los estereotipos de sí misma que a la versión autocrítica que ofrece de ella Alberto Fernández.

El “Sí se puede”

Macri se empeñó como nunca en la gira del “Sí se puede”, con la que intenta forzar el ballottage el domingo 27. Es un ejercicio de voluntad política, pero sobre todo una demostración contundente de que la jubilación que le auguran algunos de los propios no figura hoy en sus planes.

El diseño de la campaña posterior a las PASO y a la crisis que trajo adosada tiene el objetivo de mínima de concentrar en manos de Macri un capital político que lo deje como líder de la oposición. Podrá perder en primera vuelta, como hoy pronostican las encuestas, y aun así salir airoso si mejora sus números de agosto. “Nadie puede pretender quitar de en medio a un dirigente con 35 o más puntos de apoyo”, dicen cerca del Presidente.

La perspectiva de una derrota desata las intrigas sobre qué será en adelante la coalición entre el Pro, la UCR y la Coalición Cívica, con sus satélites añadidos, como Miguel Pichetto.

Larreta y Vidal funcionan como un tándem que traza un diseño opositor dialoguista y que prepara a un nuevo líder (alguno de ellos) para la siguiente pelea presidencial. No reniegan de Macri, aspiran a mantener con él la mejor relación personal, pero esperan que les ceda el primer plano. En la UCR, Cornejo y Lousteau presionan por un protagonismo superior en las decisiones de la coalición. Hablan de un “liderazgo colegiado” como meta para 2020. “Se necesita un debate franco para mantener la unidad, que debe ser la prioridad para evitar una restauración autoritaria”, suele decir Cornejo. En esos círculos del oficialismo hace ruido el discurso duro que gana espacio en la campaña macrista. Como Pichetto pidiendo “dinamitar” las cocinas de droga en las villas. O las promesas de Patricia Bullrich de que se recortarán los fondos para planes sociales. Dos mensajes a los que respondió la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

En el ala más intransigente se recuesta Elisa Carrió, que sigue provocando temblores internos. El último episodio fue su ataque público al ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Las denuncias de “traición” son su especialidad y, en estos días de transición incipiente, blancos le sobran.

El liderazgo opositor

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, resiste la resignación de la derrota. Sus teorías sobre cómo se puede dar vuelta la elección son oraciones de esperanza para macristas acérrimos. Pero cuando se permite imaginar una derrota lo ve a Macri como la referencia central de la oposición. Sería una forma de preservar su propia influencia -resistida por el núcleo que se cocina fuera de la Casa Rosada-.

Esa visión supone que incluso a Fernández, de ganar, le convendrá tener a un contrincante claro y reconocible, obligado como estaría a encontrar consensos amplios para imponer sus medidas y para encarar una negociación creíble con los acreedores internacionales.

No es lo que suena del otro lado de la grieta. Fernández no tiene más que reproches para Macri. En cambio, suele ser piadoso al hablar de Vidal, Larreta, Hernán Lacunza y otros dirigentes macristas a los que conoce de haber compartido bando, como Lousteau, Cornejo y Emilio Monzó.

Los dialoguistas de Cambiemos tampoco tienen claro si los gestos racionales de Fernández, de los peronistas tradicionales, de Sergio Massa y de los jefes de La Cámpora son expresiones sinceras. “Nuestra prioridad tiene que ser la unidad. Puede haber diferencias, pero todos tenemos claro el peligro de la desunión”, suele decir Larreta. Macri también baja ese mensaje a quienes lo visitan y logran romper la coraza de la remontada. Lo peor del kirchnerismo -argumenta- se precipitó en 2011, no por el 54% que sacó Cristina, sino por el pobrísimo 16% que cosechó su principal rival.

La fortaleza opositora es la misión que también se fija Vidal. Ya hizo el duelo por la derrota en las PASO, en apariencia irremontable sin siquiera el colchón de la doble vuelta. Decidió hacer una campaña sin promesas, sino de revaloración de un legado. El vínculo con Peña quedó dañado. Lo que implica una relación menos cercana con Macri. Una incógnita es si ella considera saldada la deuda política con el Presidente como para aventurarse en un camino propio. Proyecta una transición ordenada y ejercer en adelante su papel opositor en la provincia. Con mantener los votos de las PASO, tendría un poder legislativo decisivo. Kicillof tendría que negociar con ella cada ley importante y cada nombramiento judicial.

Los diálogos cruzados son apenas ensayos. Nadie es capaz de asegurar que la gravedad de la crisis sea suficiente para provocar el milagro de la convivencia y la estabilidad política.

ADEMÁS

Articulos relacionados