Saldo comercial y turismo, un alivio para los dólaresEconomía 

Saldo comercial y turismo, un alivio para los dólares

En las calles de Buenos Aires y de las principales plazas turísticas de la Argentina vuelven a escucharse las voces con el acento chileno o la tonada inconfundible del portugués –o brasileño–. Los datos de la balanza turística marcan la reversión de las salidas al exterior y, a cambio, el ingreso de turistas que llegan incluso a nuevas plazas que ubican a Rosario como una de las nuevas ciudades de moda entre los visitantes.

Todo después de un salto del dólar del 30%. Los 60 pesos o más a los que se consigue la divisa –algunos turistas eligen ir por el diferencial del 15% que ofrece el blue– vuelven a hacer atractiva a la Argentina pese al recrudecimiento de la inflación.

Así, el turismo es, junto con el saldo favorable de la balanza comercial previsto para el año que viene –unos US$ 17 mil millones–, uno de los refugios donde el próximo gobierno encontrará algo de tranquilidad para hacer frente a la necesidad de dólares. Los vencimientos de deuda serán mayores. Tan solo en el primer semestre se concentran más de US$ 22 mil millones entre capital e intereses según los datos del economista Miguel Angel Broda.

La mejora del saldo comercial seguirá signada por la caída de las importaciones por encima de la suba de las exportaciones. En ese sentido, Broda coincide con el diagnóstico de que el dólar está en un nivel competitivo.

“La actividad turística es una de las pocas que se mantienen a flote en el actual contexto recesivo. Mientras que el PBI acumuló en la primera mitad del año una contracción del 2,5% anual, la actividad de hotelería y hospedaje creció 1,5%”, indicó un informe de la consultora Ecolatina.

Durante los primeros ocho meses de 2019, la diferencia entre los dólares gastados por los extranjeros en el país y los de argentinos en el exterior dejó un déficit de US$ 3.191 millones: un 43% menos que frente a los US$ 5.564 del mismo período de 2018. La mejora se dio en ambas direcciones: los egresos de divisas se contrajeron 34% anual y los ingresos crecieron 5%.

“El mayor desafío que tiene por delante Argentina es generar ingresos genuinos de divisas para sortear la restricción externa y acrecentar la sostenibilidad de la deuda pública, denominada mayoritariamente en moneda dura. En este sentido, promover las exportaciones de turismo es una de las formas de ir en esa dirección”, agregaron los economistas de Ecolatina.

En 2018 el turismo representó el 7% de las exportaciones de bienes y servicios del país, ocupando el quinto puesto en sectores generadores de divisas, después de granos y oleaginosas, otros productos agropecuarios, industria automotriz y servicios basados en conocimientos.

Articulos relacionados