El Vélez de Heinze: entre el reconocimiento y la exigenciaDeportes 

El Vélez de Heinze: entre el reconocimiento y la exigencia

Gabriel Heinze expresó un deseo en la conferencia de prensa tras la victoria ante Independiente que disparó un interrogante. “Ojalá nos aguanten los errores y nos aplaudan cuando lo intentemos, porque este es el camino que elegimos”, tiró el Gringo. El entrenador decodificó cierto fastidio de la gente de Vélez en varios situaciones del partido, ante el Rojo y otros anteriores. Hay broncas por las imprecisiones, las malas entregas, una derrota injusta como ante Defensa o en empates con sabor a poco. Por eso el interrogante. ¿Disfruta el hincha de Vélez del juego de su equipo más allá del resultado?

En los comentarios periodísticos, en las redes sociales, hay una expresión que se repite desde hace unas fechas: “¡Qué bien juega el Vélez de Heinze!” Una frase que se multiplicó después del 2-0 del domingo a Independiente.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Que de la mano, del Gringo Heinze, todos la vuelta vamos a dar”. El final fue a pura orquesta. La gente aplaudió a rabiar al equipo. Pero la fiesta recién se desató a quince minutos del final, tras el segundo gol, el golazo de Thiago Almada. ¿Qué pasó antes? Con tibieza, tras un error del Tonga Giménez que cabeceó hacia atrás, Pablo Pérez casi logra el empate. En ese momento, en el estadio hubo una clara sensación de angustia, de revivir lo que había sucedido una semana atrás ante Defensa y Justicia. Después, el desahogo.

Vélez es uno de los equipos con más posesión de pelota del torneo. Para eso presiona bien arriba, se anticipa en las pelotas largas, cubre espacios, intenta recuperar la pelota sin infracciones (es el segundo equipo con menos faltas de la Superliga). Apuesta a las asociaciones y a las triangulaciones por ambos costados; tiene claro que para lastimar al rival tiene que salir rápido y tocando de primera.

Los jugadores hacen un desgaste enorme y se nota, aunque se queden sin nafta para el segundo tiempo (apenas consiguieron el 33 % de los puntos en esta etapa). Ante Independiente fueron los noventa minutos más equilibrados en este torneo y, seguramente, en la era Heinze. Después de dos años de trabajo, un jugador está en la Selección Mayor (Nicolas Domínguez), tres en el Sub 23 (Hernán de la Fuente, Francisco Ortega y Lucas Robertone), más el Monito Matías Vargas, que emigró al Espanyol de Barcelona. 

“Tenemos una identidad de juego y una propuesta definida”, afirmó Heinze también. Algo que Vélez no tenía desde la época de Ricardo Gareca. En breve se irán Nico Domínguez y Thiago Almada. Es tiempo de disfrutar a un equipo que juega bien más allá del resultado final.

Articulos relacionados