Lisandro López: “Beccacece me encanta”Deportes 

Lisandro López: “Beccacece me encanta”

Una ventana. Pequeña, pero elocuente. Por esa hendija asomaban los insultos cuando Lisandro apenas era el pibe López. Eran tiempos violentos para Racing, surcados por la quiebra. Y el recuerdo fluye ahora, cuando el protagonista de esta historia ni siquiera necesita la compañía de su apellido porque tiene nombre propio como leyenda celeste y blanca.

“El vestuario tenía una ventana cuadradita antes de que lo remodelaran. Y la gente se nos quería meter por ahí. Nos puteaban mucho en mi primera etapa. Entonces, ver esta realidad del club, desde lo institucional sobre todo, a mí me da mucha satisfacción. Y poder empezar a coronarlo con títulos es importantísimo. Y en eso estamos. Logramos dos y ojalá podamos mantener el hambre y la convicción para seguir ganando más cosas”.

Licha habla con Clarín y vuelve a las fuentes de su carrera. Porque el humilde nunca olvida las dificultades que tuvo que atravesar camino a la gloria. Incluso ahora, cuando apoya los codos sobre la valla y charla con la frescura de aquel chico que llegó a la pensión de Avellaneda desde Rafael Obligado. Pudo jugar un rato en Mar del Plata porque llegó al límite de su estado físico. Suficiente para ganarse la ovación. A fin de cuentas, se trata del futbolista más influyente del último lustro. Porque volvió de Brasil, casualmente del Inter, el mismo equipo que a partir de enero conducirá Eduardo Coudet​, y consiguió lo que se propuso también en diciembre, pero en el lejano 2015: ser campeón con la Academia.

Mirá también

Dos veces se consagró, como no sucedía desde la época dorada de José. Y habrá otro año cargado con la Copa Libertadores​ como principal objetivo. En marzo, el capitán cumplirá 37 años. En junio, terminará su contrato. Y ya no resulta una formalidad la extensión de su vínculo. Lo dice el propio Lisandro, que analiza cada paso de su vida: “Hoy tengo un contrato y después veré lo que quiero hacer. No sé si voy a seguir acá, si voy a irme a otro lado, si voy a continuar jugando al fútbol. En junio, veremos. Esto hay que procesarlo día a día. Lo mío es muy mental. La cabeza me ayuda en todo lo que hago. Mientras tanto, estos seis meses hay que meterle, estar a full”.

-¿Y hoy cómo estás?

-Estoy muy bien, muy contento de cerrar el año de esta manera porque el semestre nos costó. No encontramos el funcionamiento del campeón. No me importan tanto los cuatro puntos que nos separan del puntero, sino que me inquieta más el rendimiento, la realidad en lo futbolístico. Pero a pesar de ese bajón, estoy muy feliz. Descansaré y trataré de volver al trabajo con voluntad de mejorar y seguir adelante.

-¿Qué tiene este grupo que pudo sobreponerse a esos desniveles?

-Es espectacular en el aspecto humano. Parece una frase hecha, pero es así. Desde lo futbolístico, podemos estar mejor o peor, pero como grupo es fantástico. Lo venimos manteniendo hace varios años. Los chicos que se incorporaron tuvieron una adaptación muy buena. Hay buenos jugadores y estamos todo el tiempo apoyándonos. Y si seguimos de esta manera, vamos a ser competitivos siempre.

-En ese sentido, ¿le insististe a Chacho para que se quede?

-No, no, para nada. El cree que es un ciclo terminado, que hay un desgaste lógico a su entender y tomó la determinación de irse. Seguramente será lo mejor para él y para todos. Es lo que tiene que ser. Las cosas son así. Le deseo lo mejor al Chacho y nosotros seguiremos para adelante.

-¿Coudet le deja la vara alta al próximo técnico?

-Pasaron 52 años de la última vez que Racing ganó dos títulos. Seguro que sí. Chacho es el día a día, la intensidad, la locura de él, con nosotros y con el club. La inyección anímica que metió en la institución fue muy importante en la obtención de estos dos campeonatos. Se lo va a extrañar al loco. Tiene una relación muy cercana al jugador, es un combo lindo el Chacho.

-¿Qué te genera que él diga que nunca dirigiría a Independiente?

-Se ve que se sintió bien identificado en estos dos años. A ese tipo de cosas yo no le doy importancia, pero a él le nació del corazón, desde adentro, no por querer a Independiente, sentirse muy marcado por Racing. Es lindo que lo haya sentido así.

-¿Es positivo que el club haya apostado a un entrenador que tiene una línea similar a la que pregona Coudet?

-Parece que va a ser (Sebastián) Beccacece. Me encanta que se siga con esa línea y me encanta que sea Beccacece también. Vamos a ver que nos depara el destino. Sea quien sea el nuevo técnico, se va a encontrar con un grupo que tiene ganas de trabajar y mejorar.

-¿Consultaron a los jugadores a la hora de elegir al técnico?

-No, para eso está la secretaría técnica junto con los dirigentes. Algo tiene que hacer Diego (Milito).

-¿Lograste más de lo que te propusiste cuando volviste al club?

-Logré lo que deseaba, salir campeón con el club que amo profundamente. Y mientras esté acá, vamos a ir por más, eso seguro.

-¿Se puede ganar el campeonato?

-Si levantamos el nivel futbolístico, podemos ser campeones. Esa es la meta. Se dice que el campeonato le sigue dando oportunidades a Racing y a otros equipos. Pero si no mejoramos, las vamos a dejar pasar. Necesitamos seguir mejorando y volver a ganar. Eso es lo que más me preocupa. Y después, veremos si nos alcanza.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados