Chilenos manochantas: Fueron condenados, recuperaron la libertad y pagaron lo que habían estafadoSociedad 

Chilenos manochantas: Fueron condenados, recuperaron la libertad y pagaron lo que habían estafado

Se resolvió la situación de la manochanta chilena y su esposo, quienes estafaran a vecinos de Concepción del Uruguay mediante supuestas lectura de cartas, aprovechándose seguramente de la situación de sus víctimas.

Se llegó a un acuerdo y en juicio abreviado, se los condenó a prisión en suspenso, pero además regresaron los montos sustraídos a sus víctimas, situación similar a lo que ocurriera el mes pasado con los gitanos cordobeses.

Se trata de Juan Antonio Parra Arestide de 37 años y Catalina Lupe Basovich Sepúlveda de 36 años. Ambos representados por el doctor Félix Pérez, en la causa caratulada “estafas reiteradas”, llevada adelante por la doctora María Occhi.

Como se recordará, esta pareja operaba en una vivienda de calle Fray Mocho, entre Mitre y Artusi, la que habían alquilado con documentación falsa y tras cometer al menos cinco estafas por considerables cifras (dinero y joyas), estos se dieron a la fuga, comenzando la búsqueda por parte de la Policía de Entre Ríos y la División Investigaciones logró recabar documentación en el allanamiento a la casa, sumado a los datos de testigos, lográndose ubicar el auto con chapa chilena en las  cámaras de seguridad.

Por disposición del Juzgado de Garantías a cargo de la doctora Melisa Ríos y mediante la subrogancia del doctor Gustavo Díaz, se emitió una orden de detención y con la colaboración de las fuerzas de seguridad de Argentina, fueron detenidos en el paso fronterizo que une Chile con Neuquén, en Villa La Angostura.

Tras un mes y medio de detención, las partes llegaron a un acuerdo para realizar un juicio abreviado, con el reconocimiento de los hechos por parte de estos estafadores y el reintegro de los bienes sustraídos a las víctimas.

Fue así que en audiencia realizada en lunes ante la juez de Garantías, Melisa Ríos, se dispuso una condena de 2 años de prisión en suspenso para la mujer y de un año para su esposo, así como la reparación de los daños a las víctimas, tratándose de 170000 pesos y 32500 dólares, así como parte de las joyas entregadas.

Articulos relacionados