Fernando Noy: “Este homenaje a Vinicius es para venerarlo, difundirlo y mantenerlo vivo”Espectáculos 

Fernando Noy: “Este homenaje a Vinicius es para venerarlo, difundirlo y mantenerlo vivo”

El poeta y performer Fernando Noy encabezará este jueves, a las 21, el espectáculo “Saudade de Vinicius”, en un local del barrio porteño de San Telmo, en el que se recordará la obra y se contarán anécdotas del genial creador brasileño, autor de famosos poemas y canciones populares reconocidas a nivel internacional.

“Este homenaje a Vinicius de Moraes es para venerarlo, difundirlo y mantenerlo vivo. Ese es siempre un compromiso pero también es mi manera de agradecerle el hecho de haberme inspirado”, expresó Noy en una charla con Télam.

En su caso personal, su conexión con el multifacético artista brasileño nació cuando, por recomendación de la cantante Ginamaría Hidalgo, se acercó para verlo en vivo en la legendaria serie de conciertos en vivo en nuestro país, junto al guitarrista Toquinho, en los primeros años de los ’70, que dieron origen al emblemático disco “La Fusa”.

Vinicius es una especie de padrino emocional mío

Fernando Noy

“Vinicius es una especie de padrino emocional mío. Yo me iba ir a Francia, en donde mi familia tenía parientes, para escapar de la represión; pero cuando vi a Vinicius quedé fascinado y decidí ir a Bahía, en donde viví años maravillosos”, recordó.

Y amplió: “Me encontré con ese hombre que decía cosas maravillosas, luego de cada tema brindaba diciendo ‘saravá’. En una de sus canciones preguntaba si conocía Bahía. A mí me bajó la inspiración y me fui. Era el año ’71, justo estaba el Tropicalismo, habían vuelto Gilberto Gil y Caetano Veloso del exilio, Gal Costa sacó su primer disco. Fue una década de oro para Bahía. Yo me sentía en el paraíso. Era Woodstock”.

En los años siguientes, Noy no sólo se convirtió en una especie de leyenda del carnaval bahiano y desarrolló una actividad como productor artístico, sino que además conoció de cerca a las grandes figuras del arte popular brasileño, entre ellos, por supuesto, al propio Vinicius de Moraes.

Del espectáculo, que se desarrollará en Bebop Club, ubicado en Moreno 364, de esta ciudad, también participarán Belén Pérez Muñiz, hija del dueño del boliche La Fusa y ahijada de Vinicius, quien cantará algunas canciones acompañada por el guitarrista Leo Álvarez; y AnnaBella Casales, quien difunde la cultura brasileña en un programa radial, que contextualizará cada una de las obras que se aborden.

Télam: ¿Cómo surgió la idea de hacer este espectáculo?


Fernando Noy:
Yo participé de un homenaje especial a Vinicius de Moraes en el programa de radio que hace AnnaBella. Me propusieron esta fecha en Bebop y se unió lo útil con lo agradable, como dicen los brasileños. Vino justo porque se cumple un nuevo aniversario de cuando vino a la Argentina y actuó en La Fusa.

T: ¿Cómo fue el proceso de selección del material?


FN:
Belén eligió ocho canciones y yo elegí los poemas que más me gustan. Yo he leído mucho los libros de Vinicius y busqué los más representativos. Tiene una obra inmensa y estamos tratando de que encaje todo como un vitral para que no quede nada librado al azar.

Vinicius fue un cross a la sensibilidad del pueblo

Fernando Noy

T: ¿Cómo definiría a la obra de Vinicius? ¿Qué aspectos destaca?


FN:
Fue un cross a la sensibilidad del pueblo. En su obra se nota lo popular. Es quien caló más hondo en el sentir del pueblo. Tiene algo de exorcista. Es un exorcista del dolor, así que este espectáculo le va a hacer muy bien a quien lo vea porque es un momento muy terrible el que atravesamos.

T: A raíz de su experiencia viviendo tantos años en Brasil, ¿qué diferencias encuentra en la valoración que se hace de Vinicius en su país natal y aquí?


FN:
Él unifica ambos países. Crea la “Brasilina”, una mezcla de Brasil y Argentina. En él, la nacionalidad es como que se diluye, es tan brasileño como argentino. También en Uruguay es muy célebre. En otros países es un compositor conocido, pero en estos tres hay una especie de hermandad. Él derrumbó las barreras y las fronteras idiomáticas convirtiendo todo en un mismo magma de pasión, amor, fervor, simpatía. Escribió canciones que son el esperanto de la esperanza.

T: También da la impresión que derribó barreras entre las clases sociales.


FN:
Yo te diría que más que derribar se dio el permiso de reivindicar a la negritud, como en “Orfeo Negro”, y envolver en una sola dinastía las clases sociales. En un mundo de diferencias, él se introduce en lo popular, enfrenta las diferencias y su caudal creador hace que eso desaparezca. Es un avatar que difumina las diferencias.

Articulos relacionados