Kicillof logró la emergencia y seguirá negociando con VidalPolítica 

Kicillof logró la emergencia y seguirá negociando con Vidal


Kicillof reunió ayer a directivos de instituciones educativas en el teatro Roma, de Avellaneda Crédito: Prensa Gobernación

Tras acordar la ley que sancionó la Legislatura, el lunes retomarán el diálogo para definir la norma impositiva de la provincia y cargos que reclama la oposición

LA PLATA.- A partir del lunes,
Axel Kicillof volverá a negociar con su antecesora y jefa de la oposición en la provincia,
María Eugenia Vidal, la ley impositiva para 2020. El diálogo telefónico entre ambos fue clave ayer para destrabar la votación que permitió declarar la emergencia económica, social, productiva y energética en el principal distrito del país.

Kicillof tuvo todo lo que quería: facultades para renegociar endeudamiento “absolutamente riesgoso”, permiso para tomar créditos por $74.000 millones hasta abril, poderes para rescindir contratos de obras y congelar por 180 días tarifas energéticas y de transporte. Y más: autorización para implementar un programa contra el hambre y declarar una moratoria impositiva para pequeños y medianos productores.

Vidal también tuvo su mérito: logró introducir un Fondo de Infraestructura Municipal, de $2000 millones, para garantizar la gobernabilidad de sus intendentes, limitar la cesión de superpoderes al Poder Ejecutivo y un compromiso de negociar cargos en organismos de control, en la próxima sesión de la Legislatura.

En menos de 48 horas, la ley se votó sin escándalos. El debate legislativo fue más “razonable y constructivo” que en la Nación, admitió el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

Bianco participó ayer de la negociación con Federico Salvai. Hábil estratega, el exjefe de Gabinete sabe que Kicillof no tiene margen para despreciar a la oposición en la Legislatura. El Frente de Todos no tiene números propios en el Senado, lo que lo obligará a volver a negociar la ley impositiva, que requiere dos tercios de los votos para modificar impuestos.

Juntos por el Cambio, que logró por ahora mantener su bloque unido en la Cámara alta, se oponía a votar a libro cerrado el texto del plexo normativo que se armó, junto a la prórroga de las tres emergencias de seguridad, infraestructura y administrativa.

Exigía varios cambios: disminuir las emergencias a un solo año, crear un Fondo de Infraestructura para los municipios que no dependa de la discrecionalidad del Poder Ejecutivo y tener puestos claves en los organismos de control del Estado -la Tesorería, la Contaduría General y la Defensoría del Pueblo-, además de espacios de decisión en el directorio del Banco Provincia.

El Frente de Todos aspiraba a votar el pliego de Juan Cuattrommo como presidente de esa institución.

Todos quedaron conformes: el oficialismo obtuvo la prórroga del presupuesto 2019 para facilitar la administración financiera y permiso para tomar endeudamiento, con el fin de cumplir con los vencimientos de obligaciones financieras y el pliego con la designación del nuevo presidente del Banco Provincia.

Vidal se llamó a silencio, pero se mostró como líder de la oposición que permite gobernar, con poder para ejercer frenos a los excesos de facultades delegadas y cintura para defender a sus intendentes con fondos.

Kicillof se expresó muy contento: “Logramos instrumentos necesarios para que el Poder Ejecutivo pueda comenzar a hacer cosas”, dijo, tras la sesión. Detalló que con estos instrumentos intenta dar sostenibilidad a la deuda “que no la tiene”.

Durante el primer trimestre del año vence una deuda por $74.000 millones, monto autorizado a tomar nuestros empréstitos. Y en enero se encontrará con los primeros compromisos por $570 millones.

Tras el debate en el Senado, que comenzó al filo de la medianoche del jueves y concluyó en la Cámara de Diputados a las 3.30 de la madrugada de ayer, el diputado Federico Otarmin (PJ) dijo: “Es muy sano, en términos democráticos, lo que se ha conseguido. Debatimos con un amplio consenso en la ley que nos pidió el gobernador Kicillof”.

El lunes volverán a negociar. Juntos por el Cambio pide cuatro designaciones en el directorio del Banco Provincia. El Frente para la Victoria ofreció dos. Seguramente, terminarán consensuando en tres. También hay discusiones por cargos en la Contaduría, la Tesorería y el directorio de las empresas del Estado, como Aubasa, IOMA y el Grupo Bapro.

En total son veinte cargos. Vidal pide que no se reconozca a otras fuerzas políticas opositoras en ese reparto, como el incipiente bloque de Emilio Monzó.

Kicillof está dispuesto a reconocerla como su principal interlocutora. Su batalla en 2023 no será con ella, sospechan en su entorno, sino con Máximo Kirchner, que aspiraría a sucederlo.

Kicillof y Vidal encarnan un vínculo inédito, entre dos duros adversarios de campaña que eligen reformular su relación, en función del nuevo gobierno.

ADEMÁS

Articulos relacionados