san-lorenzo-es-una-verdadera-picadora-de-carne:-en-los-ultimos-5-anos-contrato-un-dt-cada-siete-mesesDeportes 

San Lorenzo es una verdadera picadora de carne: en los últimos 5 años contrató un DT cada siete meses

Diego Dabove asumió con mucha expectativa y ganas, pero apenas unos meses después se terminó yendo por la puerta de atrás de San Lorenzo, eliminado de la Copa Argentina, de la Copa Libertadores, de la Copa de la Liga Profesional y con un pie y medio afuera de la Copa Sudamericana. Algo similar les ocurrió a sus antecesores. El club de Boedo no logra acertar con el entrenador indicado y ya cambió siete veces en los últimos cinco años. Se transformó en una verdadera picadora de técnicos en la que duran, en promedio, poco más de un semestre. Una clara muestra de que el problema es mucho más profundo que el DT de turno.

La historia no es nueva pero se reitera en loop. El Ciclón deambula en círculo y no puede enderezar el rumbo. Dabove es apenas un actor de reparto más en un elenco que tiene nombres importantes y que tampoco consiguieron tener éxito en una institución que extraña campeonar y que ni siquiera está cerca de hacerlo hace tiempo.


Diego Dabove se fue de San Lorenzo por la puerta de atrás, al igual que sus antecesores. Foto: AFP

Diego Aguirre fue el último entrenador en durar un lapso considerable para el fútbol argentino. De 2016 a 2017 estuvo 57 encuentros, con una efectividad del 57,8 por ciento. Atrás de él apareció Claudio Biaggio como interino, pero después quedó estable por obtener buenos resultados más allá de que nunca se vio una idea clara de juego en su equipo: en 47 partidos hizo el 56,5 por ciento de efectividad entre 2017 y 2018.

A partir de allí, los ciclos comenzaron a acortarse abruptamente. Jorge Almirón duró un semestre (25 presentaciones y 34,6 por ciento de efectividad); Juan Antonio Pizzi contabilizó, en 2019, apenas 13 cotejos (43,5%) en cuatro meses; Diego Monarriz fue interino en 2019 pero luego ratificado para 2020 y dirigió en total 10 partidos (46,7%); Mariano Soso tan solo estuvo 11 compromisos (48,4%) en diez meses, de los cuales únicamente 72 días fueron de competencia netos tras la cuarentena.


Diego Aguirre fue el que más duró entre los DT del Cilón en los últimos 5 años. Foto: Archivo Clarín

Dabove entró en escena después de Soso: en cuatro meses sacó el 45,4 por ciento de efectividad. También hubo un interinato de tres fechas de la Secretaría Técnica (Leandro Romagnoli, Hugo Tocalli y Alberto Acosta) en la que se cosecharon tres victorias.

En promedio, un técnico en San Lorenzo dura 212 días en el cargo, sin contar los siete meses de parate por la pandemia (245 si se tienen en cuenta): es decir, unos siete meses, muy poco tiempo para poder llevar adelante un proyecto futbolístico serio que se sostenga con el buen juego y los buenos resultados. Así, difícil aspirar a pelear cosas importantes, tal como manda la historia de la institución azulgrana.


Pizzi (segundo ciclo) y Soso pasaron por San Lorenzo y tampoco pudieron obtener juego ni resultados positivos. Foto: Fotobaires

Al margen de los errores que cada uno de estos técnicos cometió, existen fallas de fondo en el manejo del fútbol del Ciclón. Los mercados de pases se convirtieron en ventanas de las que entran y salen numerosas cantidad de jugadores cada semestre. Muchos de ellos jamás llegaron a rendir lo esperado y resultaron un gasto considerable (ya sea por su pase o por su contrato) que alimentó el pasivo que, según el último balance 2019-2020 aprobado en Comisión Directiva hace dos semanas, asciende a unos 56 millones de dólares (tomando un dólar a 70 pesos).

En esa misma reunión de CD, Tinelli confirmó la creación del nuevo Consejo de Fútbol dirigencial de la que el propio presidente forma parte, pero que está encabezado por Carlos Rosales, flamante tesorero, que comienza a tomar mayor protagonismo en las decisiones futbolísticas con un Tinelli que tiene un ojo puesto en el inminente estreno de su nuevo show televisivo.


Diego Monarriz, primero interino y luego ratificado, tampoco tuvo éxito con el buzo azulgrana y apenas duró partidos. Foto: Marcelo Carroll

Ahora, ante un nuevo escenario de plantel acéfalo, los directivos cuentan con una nueva oportunidad de tomar decisiones fuertes para modificar la manera de conducción en lo deportivo, que tras la obtención de la tan anhelada Libertadores en 2014 entró en un tobogán que sigue bajando.

Al menos esa parece ser la intención esta vez. La Secretaría Técnica, hoy interina del primer equipo, tendría los días contados tal como está compuesta ante la premisa de contratar un mánager con el poder real de tomar determinaciones. De lo contrario, el mismísimo Pep Guardiola podría suceder a Dabove que la historia de frustraciones volvería a repetirse en Boedo.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados