gp-de-italia:-tras-el-choque-y-el-escandalo-entre-verstappen-y-hamilton,-gano-ricciardo-y-mclaren-completo-un-1-2-historicoDeportes 

GP de Italia: tras el choque y el escándalo entre Verstappen y Hamilton, ganó Ricciardo y McLaren completó un 1-2 histórico

La Fórmula 1 recibió una nueva fecha, la 14ta. de esta temporada 2021, en el mítico circuito de Monza, donde se corrió el Gran Premio de Italia. La competencia dejó un choque para la historia entre Lewis Hamilton y Max Verstappen y también un triunfo emblemático para McLaren, que logró un 1-2 por primera vez en más de una década de la mano de Daniel Ricciardo y Lando Norris.

La última vez que la escudería había colonizado los primeros dos lugares del podio había sido en 2010, en el Gran Premio de Canadá, cuando el propio Hamilton y Jenson Button terminaron como líderes.

El éxito de Ricciardo fue su octavo en la categoría y el primero desde que en 2018 ganara en otro trazado icónico: Mónaco. Y le dejará también un logro adyacente: el jefe de equipo, Zak Brown, le había prometido que, si lograba un podio, lo haría girar en el auto de Nascar de Dale Earnhardt, piloto al que Daniel admira y por quien, de hecho, usa el número 3 en su vehículo.

Ricciardo baña en champagne al jefe de equipo Zak Brown. Foto EFE

Esta vez, en una competencia que venía cerrada, sin nada definido en los primeros 20 giros y con promesas de gran acción, Ricciardo había tenido una largada estupenda y le había arrebatado a Verstappen el primer lugar en la largada, todo se empezó a complicar a partir de las 25 vueltas, cuando los pilotos comenzaron con las paradas en boxes.

Porque Hamilton y Mercedes tenían un plan distinto al de sus competidores, el mencionado Verstappen (Red Bull) y los McLaren de Ricciardo y Lando Norris. Mientras este trío giraba con neumáticos medios, el inglés había elegido los duros y la jugada parecía empezar a funcionar en su favor.

Porque el australiano, el británico y el neerlandés ya le decían a sus equipos por radio frases similares, que giraban en torno al: “No sé cuánto más van a aguantar las gomas”. Entonces, debieron empezar a entrar en boxes para cambiarlas. La idea de Hamilton era sacar partido en ese momento y detenerse luego, tal vez con una ventaja suficiente como para cuidar un eventual liderazgo.

“Liderar de principio a fin nunca lo había pensado, pero desde el viernes sabía que algo bueno podía venir. Ganar y hacer el 1-2 es increíble”.

Daniel Ricciardo

Ganador del GP de Italia

Las cosas parecían incluso mejorar para Hamilton porque la parada de Verstappen fue inusualmente larga para un equipo que por lo general es muy eficiente: demoró 11 segundos en cambiar sus ruedas, lo cual conspiró muy fuerte contra sus esperanzas de triunfo. A Ricciardo, por caso, apenas le había tomado 2,4.

Norris fue el último de ese trío en detenerse y para entonces Hamilton ya lo había logrado sobrepasar después de un largo rato intentándolo sin éxito, por lo que el británico era el nuevo líder de la carrera.

Cuando Lewis se detuvo, Mercedes no estuvo tan fino como McLaren pero tampoco cometió errores como los de Red Bull: 4,2 segundos le bastaron para cambiarle las gomas. Y entonces, el gran momento de la carrera y hasta ahora, de la temporada: el heptacampeón mundial salió a la recta principal justo cuando pasaba Verstappen.

Lando Norris toma champagne de la zapatilla de Ricciardo. Foto AP/Luca Bruno

Allí ninguno cedió, ambos quisieron ganar la posición en la primera curva y contracurva y el neerlandés tocó al inglés, pasó con su Red Bull por encima del Mercedes y ambos terminaron fuera de la pista, un auto encima del otro y definitivamente sin poder regresar a la carrera.

Tras varios giros con el auto de seguridad y beneficiado por el choque entre los máximos candidatos al título, Ricciardo se convirtió en el líder. La carrera, apretada, no ofreció muchas mayores emociones, aunque sí una recuperación meritoria por parte de Valtteri Bottas.

El finés había ganado el sprint del sábado y le correspondía el primer lugar en la grilla de partida, pero fue penalizado por haber cambiado el motor de su monoplaza y debió salir desde el último lugar. Aun así, terminó haciéndose con el tercer puesto.

Valtteri Bottas celebra el tercer puesto. Foto MIGUEL MEDINA / AFP

Podría haberse visto una linda batalla entre Norris y Ricciardo, pero McLaren eligió darle la victoria al australiano pese a que el inglés se encontraba en una mejor posición en el campeonato pensando en el título de pilotos. No pareció preocuparle mucho eso a la escudería porque lo saben todos: el título se definirá, de no mediar sorpresas, entre Hamilton y Verstappen.

Ahí radica la gran rivalidad de estos tiempos, que sumó un capítulo icónico en el domingo italiano de Monza y ya genera morbo por lo que vendrá en el Gran Premio de Rusia, que se correrá en Sochi el próximo 26 de septiembre.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados