jubilacion-anticipada:-una-medida-buena-en-la-coyuntura,-pero-“un-parche”-si-no-hay-cambios-de-fondoSociedad 

Jubilación anticipada: una medida buena en la coyuntura, pero “un parche” si no hay cambios de fondo

El gobierno ultima los detalles del proyecto que permitiría jubilarse en forma anticipada a desocupados que tengan 30 años de aportes, pero que no hayan llegado a la edad prevista por la ley. Según se especula con la letra chica de una norma sobre la que Anses mantiene un gran secretismo, alcanzaría a mujeres entre los 55 y los 60 años y a hombres entre 60 y 65.

La idea comenzó a trascender esta semana como parte del paquete de medidas que apura el gobierno para “poner plata en el bolsillo de la gente”.

Dentro de los cambios que se plantean a nivel previsional, además del bono especial para jubilados y pensionados, el gobierno estaría dando las puntadas finales a este proyecto que en pocas horas conocería la luz.

PERFIL dialogó con dos abogadas especializadas en temas previsionales que analizaron el impacto de este proyecto, además de comentar sus impresiones respecto del sistema previsional argentino en la actualidad.  

Jubilaciones anticipadas: quiénes podrán acceder al proyecto que prepara el Gobierno

Desde el punto de vista de la abogada Tamara Bezares, del Estudio Parrota, Bezares y Asociados “las medidas previsionales no pueden jamás entenderse en pos del equilibrio económico ya que comprometen sectores vulnerables y olvidados que requieren una respuesta a necesidades básicas como las alimentarias”, dijo y sumó que los beneficiarios del nuevo proyecto que circula “tendrían un haber jubilatorio y acceso a PAMI”.

Para la abogada, “toda medida de asistencia o inclusión al sistema previsional es positiva”. Sin embargo, agregó que no suelen ser suficientes. “No podemos dejar de mencionar que las medidas son cosméticas, insuficientes y a costa del conjunto de aquellos que integran el sistema previsional”, dijo y agregó: “Medidas de este estilo como la jubilación anticipada o bien el programa integral de reconocimiento de periodos de servicios para tareas de cuidados, se dan en el marco de incumplimientos de modificar las moratorias vigentes y la derogación de la Pensión Universal Adulto Mayor”, expresó.

Por su parte, Andrea Falcone, conductora de “Jubilados TV” (domingos por A24) y también a abogada especialista en temas previsionales, coincidió en que, en el contexto actual toda medida inclusiva es bienvenida, pero no hay que perder de vista es que son medidas de coyuntura de crisis. “Son parches”, comentó a PERFIL y recordó la necesidad de trabajar en medidas que tengan un impacto en el sistema a largo plazo, “para que el sistema sea sustentable, para que haya más inclusión laboral y para que no se tomen medidas que terminen incluyendo a muchos beneficiarios a costa de bajar las prestaciones”; aclaró.

Jubilados y pensionados: cómo nombrar un apoderado para trámites o para cobrar haberes

Un punto a rever en la nueva medida, para Falcone es que no es compatible con el trabajo. “No permite trabajar ni autónomo ni en relación de dependencia”, estimó y este impedimento va a contramano de lo que propone el mundo y que es que los mayores de 55 años compatibilicen su jubilación con actividades que generen riqueza, porque necesitamos adultos activos, creativos que generen riqueza. Una cosa es la jubilación y otra es el retiro”, dijo. 

Cómo está el sistema previsional Argentino hoy

En otro orden de cosas, la doctora Falcone explicó que el sistema previsional argentino se encuentra en una situación complicada de financiación. “En cuanto al flujo mensual o anual se nutre con la contribución de los trabajadores formales en actividad y esto ha sufrido una importante merma en el último año de pandemia y, además, tenemos una informalidad que crece y que está en el orden del 40%”, explicó y comentó que Anses también se nutre de la recaudación tributaria de IVA, Ganancias. “Cuando hay menos actividad económica o hay más informalidad también el sistema de seguridad social recibe un impacto fuerte”, explicó. 

Respecto al impacto de esta nueva medida, añadió que será “relativamente limitado” y recordó que en el año 2009, los números arrojaban que la mitad de los argentinos llegaban a la edad jubilatoria con los 30 años de servicio, al tiempo que la otra mitad necesitaba moratorias en alguna medida. Sin embargo, “hoy ese número de personas que necesitan moratoria para jubilarse ha crecido y sólo tres de cada diez pueden hacerlo con los 30 años de servicio”, explicó.

En los últimos dos años los precios de los alimentos duplicaron a los salarios y jubilaciones

En este escenario, “se espera que el impacto de la medida alcance a 30 o 40 mil personas, no más, que son las que pueden llegar a la edad planificada de 55 para la mujer y 60 para el hombre, con los 30 años de servicios cumplidos”, dijo.

Bezares también la consideró como una medida limitada, y que en general va a impactar más en los hombre cuando hay una brecha de género importante entre las mujeres que no llegan a jubilarse.

“Es una medida segmentada ya que se calcula que abarcaría a 30 mil beneficiarios (90% varones) siendo que en Argentina la problemática donde se debería poner foco es la falta de registración laboral, la evasión previsional y las dificultades de las mujeres de inserción en el mercado laboral formal (el 44% de las mujeres mayores de 60 años no puede acceder a la jubilación)”, expresó la columnista de Crónica TV.

Para la abogada, “la única solución a esta problemática es atender las necesidades de millones de trabajadores que hoy no pueden jubilarse por ser víctimas de la informalidad laboral que son más del 50% de la población, informalidad de la que es sabida por el estado, sin solución”, agregó.

CP

Articulos relacionados