la-defensoria-del-pueblo-renueva-el-compromiso-con-los-vecinosSociedad 

La Defensoría del Pueblo renueva el compromiso con los vecinos

Los reclamos por los servicios públicos de agua potable y cloaca figuran entre los más recurrentes, de acuerdo a los registros de la Defensoría del Pueblo de Paraná. El organismo, que funciona desde hace un tiempo en calle Yrigoyen, es una referencia tanto para los vecinos como para las instituciones de la ciudad.

SANTIAGO DALZOTTO / [email protected]

La Defensoría del Pueblo aborda distintas situaciones conflictivas entre vecinos y organismos públicos o empresas prestadoras de servicios. El caso es que, en estos días está estrenando su sede, ubicada en Yrigoyen 236, entre Alem y Gualeguaychú, que además de mayores comodidades ofrece mejores condiciones para la accesibilidad de los vecinos.

En el lugar funciona también un Centro de Mediación, que gracias a la modalidad online siguió trabajando con normalidad durante todo el tiempo en que hubo restricciones para los encuentros presenciales.

Dado que el 1 de octubre el organismo municipal cumplió su primer aniversario de la nueva gestión, EL DIARIO entrevistó a la defensoras, titular Marcia López y adjunta Cecilia Pautaso.

“Lo que nos propusimos cuando presentamos nuestro proyecto en el Concejo Deliberante fue el cambio de espacio físico en donde estaba funcionando la Defensoría, porque era inaccesible para algunas personas que tenían movilidad reducida, debido a las escaleras existentes”, recordaron al ponderar que “el nuevo edificio es asumido como un logro”.

Desde hace un tiempo, adoptando los protocolos correspondientes, la Defensoría del Pueblo viene atendiendo una importante cantidad de consultas de vecinos en distintos barrios de la ciudad, junto a otras áreas municipales, provinciales y nacionales. Hacia allí se dirigió la siguiente consulta. “Fue una de las cuestiones que nos planteamos  al asumir porque notamos que, por distintas razones, a muchos barrios se les hace muy difícil llevar el reclamo hasta la Defensoría”, indicó López, al agregar que “los barrios nos han dado grandes satisfacciones no sólo a través de la atención nuestra que hemos ido articulando con diferentes centros de salud de la ciudad, sino también en los abordajes territoriales a los que nos hemos sumado”.

Por su parte, Pautaso agregó que “la salida a terreno y el abordaje con otras organizaciones nos gusta mucho porque nos permite no sólo que la población conozca las acciones que realiza la Defensoría del Pueblo, sino intentar resolver alguna problemática muchas veces de larga data. Algunos tienen que ver con la mediación, con situaciones propias de la vecindad o cuestiones que vienen angustiando a la gente”.

Las defensoras se mostraron conformes con el trabajo realizado en el último año. FOTO: Juliana Faggi.

LOS RECLAMOS.  Ante una consulta puntual, tanto López como Pautaso  coincidieron en sus perspectivas sobre las principales demandas. “En lo que ha sido este año de gestión, el primer puesto en los reclamos fue por servicios públicos y dentro de ellos las quejas sobre agua potable y cloaca. En función de ellos hemos mediado ante el municipio en diferentes instancias de las que participaron funcionarios municipales con vecinos”.

De sus palabras se desprende que en la lista de reclamos recurrentes le siguen el de ruidos molestos, el estado de las calles y la imposibilidad de acceder a turnos, no sólo para obtener o actualizar el carnet de conducir, sino también por trámites ante el Juzgado de Faltas.

“Otro de los reclamos más contundente ha sido por los derechos económicos, sociales, culturales y en ellos han tenido mayor incidencia los referidos a las obras sociales, sobre todo al IOSPER”, precisaron, antes de agregar que “en muchos casos hacemos derivación a la Defensoría de la Nación que se ocupa de las obras sociales nacionales”.

Fue entonces cuando Marcia López precisó que “tuvimos muchos reclamos también a entidades bancarias, por la dificultad de acceder a los turnos o reclamos online, algo que se presentó de manera corriente durante los períodos más restrictivos de la pandemia”.

En red

Recientemente las Defensoras del Pueblo de Paraná, se reunieron con sus pares de Santa Fe, Gabriel Savino y Jorge Henn. El encuentro se realizó en la sede de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Santa Fe y fue para conversar sobre las temáticas comunes a ambas instituciones y al mismo tiempo diagramar una agenda conjunta.

“Tenemos un vínculo estrecho con otros defensores a través de una asociación nacional que nos reúne. La pandemia ayudó a que trabajemos en conjunto y hemos proyectado esos entendimientos a escala regional”, indicó Pautaso, al referir que, en ese sentido “hemos sido parte de instancias de capacitación que consideramos valiosas”.

Correspondientemente, López indicó que “últimamente conformamos lo que es la Región Centro, uniéndonos a los defensores de Córdoba y Santa Fe. Al ser un mismo corredor tenemos muchísimos temas en común”.

Un espacio más adecuado

La nueva sede de la Defensoría está ubicada en Yrigoyen 236, entre Alem y Gualeguaychú. El cambio obedece a la imperiosa necesidad de contar con instalaciones apropiadas para el funcionamiento de la institución y principalmente, con un ingreso apropiado para todas las personas.

Las comodidades con las que cuenta el nuevo lugar en cuestión permiten que funcionen las áreas de atención al ciudadano, legales, despacho, oficina de defensa de los derechos de las personas mayores, el Centro de Mediación, la delegación de la Defensoría del Pueblo de la Nación y prensa y comunicación.

“Estamos con un personal un poco acotado, dada la cantidad de tareas que debemos afrontar, ya que, como se sabe, no existe la Defensoría provincial”, indicaron. Luego, añadieron que “si bien nuestra competencia está circunscripta a la ciudad de Paraná, la premisa es atender la mayor cantidad de reclamos ciudadanos que se presenten”.

La nueva sede de la Defensoría es accesible para una mayor cantidad de ciudadanos. FOTO: Juliana Faggi.

Homenaje

Con la inauguración de la sede se descubrió una placa en homenaje a Horacio Gaitán, un trabajador histórico de la Defensoría quien falleció en junio pasado a causa del Covid.  En un acto sencillo, se denominó con su nombre al salón principal de reuniones del edificio, como una manera de evocación permanente, ya que su ausencia es una “pérdida irreparable” para el equipo de trabajo y provoca profunda congoja entre quienes fueron sus compañeros.

Articulos relacionados