InicioSociedadMás de cuatro meses sin agua: los vecinos del norte de la...

Más de cuatro meses sin agua: los vecinos del norte de la provincia se hartan

Han pasado más de cuatro meses desde que el agua que reciben los cerca de 80.000 habitantes de Los Pedroches y el Valle del Guadiato en Córdoba. procedente de la presa de La Colada, no es apta para el consumo y, concretamente, desde el 17 de abril su uso se restringe a la limpieza, el aseo o el lavado de ropa. El problema viene del carbono orgánico total, cuyos niveles superan lo establecido en la normativa vigente.

En este periodo, que se ha prolongado en el tiempo, la vida de los ciudadanos de la zona norte se ha alterado. Y es que del anuncio a bombo y platillo de que el agua de La Colada era la solución y que garantizaba el abastecimiento se ha pasado a tener que acudir con las garrafas de plástico a los camiones cisterna, escena que se repite a diario en las plazas y espacios habilitados en cada municipio. 

Mientras se guarda cola para llegar al turno de llenado de las garrafas, el tema de conversación es el hartazgo de la población, que se siente agraviada una vez más respecto al resto de la provincia. 

Una lista de agravios y dos históricos en las protestas

El problema del agua se suma a una larga lista de «abandonos» por parte de las administraciones y ha llevado, una vez más, a que sean los propios vecinos quienes abanderen la lucha por lo que consideran una injusticia. Al frente están dos históricos de la zona norte: Daría Romero, que ya lideró las protestas para conseguir que el tren parara en Los Pedroches, y Miguel Aparicio, que estuvo en los 90 al frente de la plataforma antinuclear.

La pregunta que se hace todo el mundo en las comarcas del norte cordobés es hasta cuándo se va a prolongar esta situación, y hay quien, como Julián, junto al camión de El Viso mientras espera su turno, señala que «la esperanza ya es que tengamos un otoño lluvioso porque si no, no sé que vamos a hacer».

Compra de agua en garrafas en Pozoblanco. Rafa Sánchez

Mientras se esperan las ansiadas lluvias, el día a día se ha tenido que adaptar a esta situación. No son pocas las personas que hasta para el aseo utilizan el agua potable de las garrafas. Es el caso de María Josefa, que manifiesta que «a mí me produce picores y se queda el pelo mal».

En los bares y cafeterías, han pasado a comprar agua embotellada y con una pequeña bomba pueden hacerla llegar hasta la cafetera. Miguel, que regenta un bar en Pozoblanco, señala el sobrecoste que para el sector de la hostelería está suponiendo esta situación, «buscando agua potable para funcionar y para la cocina».

La demanda de agua embotellada se multiplica en la zona norte de Córdoba. Rafa Sánchez

Pero hay otros gremios afectados como el de las panaderías. Francisco, que regenta una en Belalcázar, señala que «he conseguido garrafas de 25 litros y con ellas voy a llenarlas al camión, pero por el peso tengo que utilizar el coche y al final esto es una molestia tremenda».

Impacto en el sector ganadero

El sector ganadero viene sufriendo una sequía que está poniendo a prueba a los ganaderos. A sus costes habituales, tienen que sumar ahora el de buscar o transportar agua. Juan Francisco Sánchez, presidente de Afrido, pide que puedan utilizar agua de la red, sobre todo cuando pasa cerca de las explotaciones.

Así las cosas, se ha constituido la plataforma Unidos por el Agua, que reclama una solución a este problema y que se involucren todas las administraciones. Daría Romero, vicepresidenta de este colectivo y que también abandera la plataforma Que Pare el Tren, indica que «estamos canalizando el sentir de la población, que considera un agravio el trato que recibe nuestra zona, que no tiene autovías ni trenes suficientes y que, por no tener, no tenemos ni agua potable en los grifos, el bien más básico y principal».

El presidente de la Diputación, Salvador Fuentes, ha fijado como una prioridad de su mandato resolver de forma estructural esta problemática en la zona norte de la provincia. Ha visitado La Colada y Sierra Boyera en distintas ocasiones y su llegada al cargo coincidió con que llevaba varios días la avería de los generadores del bombeo de La Colada. Además, ha asumido la presidencia de Emproacsa, la empresa provincial de aguas.  

Precisamente, Fuentes ha insistido en que junto a la potabilización «hay que acometer, cueste lo que cueste», la conexión de Puente Nuevo con Sierra Boyera y «en esa tarea ya estamos trabajando porque es la solución estable que perseguimos».

Los alcaldes de Los Pedroches y el Valle del Guadiato han expresado por unanimidad su opinión de que hay que lograr la conexión de Puente Nuevo para resolver este problema y los propios técnicos de Emproacsa y de la Confederación del Guadiana ahora, y los del Guadalquivir en su momento, abogan por ello. También lo demanda la plataforma Unidos por el Agua. 

Tal y como adelantó CÓRDOBA, Emproacsa espera tener a finales de este mes de agosto el informe en el que se aporten los resultados de los dos sistemas de tratamiento de agua que se están probando en la estación de tratamiento de Sierra Boyera, como los ensayos con ósmosis inversa y ultrafiltración. 

Más noticias
Noticias Relacionadas