InicioDeportesRiestra, de la D a las puertas de la A en 10...

Riestra, de la D a las puertas de la A en 10 años: un camino de polémicas, un abogado mediático y el aura de Maradona

Desde la pequeña platea del estadio Guillermo Laza se divisa, majestuoso, el Nuevo Gasómetro, separado de la casa del Deportivo Riestra por solo unos metros y por la avenida Varela. Esa estrecha distancia geográfica entre ambos clubes siempre pareció mucho más extensa en términos simbólicos.

Sin embargo, el conjunto de Villa Soldati, protagonista de un crecimiento trepidante en la última década, está a solo dos pasos de codearse con los gigantes del fútbol argentino. El primero intentará darlo esta tarde a las 17, cuando visite a Almirante Brown en la revancha de una de las semifinales del reducido de la Primera Nacional.

El 21 de abril de 2014, Riestra derrotó 3 a 2 a Sportivo Barracas en un partido correspondiente a la 31ª fecha del torneo de la Primera D y así se aseguró el ascenso a la Primera C a tres fechas del final del certamen gracias a una campaña demoledora, sobre todo en la segunda ronda, a partir de que Guillermo Szeszurak se hizo cargo de la dirección técnica: el equipo totalizó 75 puntos en 34 fechas y superó por 10 a San Martín de Burzaco. Aquel fue el primer salto en la vertiginosa trepada que hoy lo tiene tan cerca de la Liga Profesional de Fútbol.

En esta historia de éxitos encadenados, hay un nombre fundamental: Víctor Stinfale, un abogado de altísimo perfil que representó a figuras tan disímiles como Diego Maradona, el exjefe de la barra de Boca José El Abuelo Barritta y al traficante de armas sirio Monzer Al Kassar; que fue señalado como organizador de la fiesta electrónica Time Warp, en la que murieron cinco jóvenes en abril de 2016 en Costa Salguero (por ello, pasó 70 días detenido y luego fue sobreseído); y que fue juzgado y absuelto en la causa por el encubrimiento del atentado a la AMIA, acusado de peculado por el pago de 400.000 dólares a su cliente, Carlos Telledín, para que imputara falsamente a un grupo de policías de la provincia de Buenos Aires.

Stinfale, a través de la empresa Energy Group (comercializadora de la bebida energizante Speed Unlimited), tomó el control operativo del fútbol de Riestra a mediados de 2103 a través de un gerenciamiento sui generis (en el club siempre se habló de él como “un colaborador” o alguien que “da una mano”) e inyectó recursos que permitieron que el plantel contara con facilidades poco habituales en la Primera D. Desde entonces, los caminos del abogado y de la institución nacida en 1931 en Nueva Pompeya y afiliada a la Asociación del Fútbol Argentino en 1946 nunca se separaron.

La firma de bebidas energizantes Speed Unlimited es el auspiciante principal de Deportivo Riestra desde hace una década.La firma de bebidas energizantes Speed Unlimited es el auspiciante principal de Deportivo Riestra desde hace una década.La presencia de Stinfale acercó también a Maradona al Malevo. La primera aparición del mejor futbolista de todos los tiempos en el Guillermo Laza fue en agosto de 2013: dio la charla técnica antes de un partido con San Miguel, siguió el encuentro desde una de las tribunas junto a su padre y terminó festejando la victoria 2 a 1 en el terreno de juego junto a los futbolistas, que lo cargaron en andas. Desde entonces, el Diez mantuvo su contacto con el club: participó en algunos entrenamientos, fue a ver otros partidos, y envió audios y videos para motivar a los jugadores.

En aquel equipo campeón de la Primera D, brilló más que nadie Jonathan Herrera, quien anotó 27 tantos, una marca que lo transformó en el goleador más efectivo de la temporada en todos los torneos organizados por la AFA. El centrodelantero, que había llegado desde Centro Español para esa campaña, sería protagonista de gran parte del exitoso ciclo antes de emprender otros caminos que lo llevarían, entre otros clubes, a San Lorenzo y a Independiente.

Diego Maradona, cargado en andas por los jugadores de Riestra tras un partido con San Miguel en agosto de 2013. Foto: Marcos Brindicci / Reuters.Diego Maradona, cargado en andas por los jugadores de Riestra tras un partido con San Miguel en agosto de 2013. Foto: Marcos Brindicci / Reuters.La estadía de Riestra en la Primera C, en la que había pasado unos cuantos de sus años de existencia, fue brevísima esta vez. La decisión de la AFA de aumentar de 20 a 30 la cantidad de participantes en el torneo de Primera en 2014 otorgó a los clubes de las divisiones de ascenso chances extra de subir de categoría. Y el Blanquinegro sacó rédito de ello: en solo cuatro meses, se quedó con uno de los tres boletos a la Primera B.

En ese torneo, el conjunto de Soldati terminó segundo en su zona, detrás de Defensores de Belgrano, dejó en el camino a Excursionistas en las semifinales del reducido y batió a Dock Sud en la final. «El secreto de este logro es el trabajo, la estructura y principalmente los jugadores. Y tenerlo a Vìctor (Stinfale) es tener el as de espada”, reconoció tras la consagración el técnico Szeszurak, quien de ese modo firmó su tercer ascenso consecutivo (antes había logrado uno con Argentino de Quilmes).

Aquel equipo contó nuevamente con Herrera como máximo anotador del certamen (hizo 19) y con el desequilibrante Gonzalo Bravo, quien en 2017 sería llevado por Maradona a Emiratos Árabes Unidos para jugar en Al Fujairah. También tuvo en su zaga central al Polaco Gonzalo Peralta, un emblema del ascenso, quien moriría dos años después, tras haber colgado los botines a mediados de 2015 en Riestra, como consecuencia de una leucemia.

Gonzalo Peralta logró el ascenso de la Primera C a la Primera B con Riestra en 2014.Gonzalo Peralta logró el ascenso de la Primera C a la Primera B con Riestra en 2014.Después de un año y medio de afianzamiento en la Primera B, una categoría en la que jamás había militado, Riestra consiguió otro ascenso a mediados de 2017 en una definición cargada de polémica y que por primera vez lo puso en la mira del gran público, aunque no por los motivos más agradables. Desde entonces, una sombra de dudas de la que nunca pudo despojarse se instaló sobre una institución muy pequeña que creció muy rápido.

En el torneo de la temporada 2016/17 de la Primera B, el conjunto dirigido por Jorge Benítez terminó como escolta del campeón, Deportivo Morón, tras 36 jornadas. En el reducido por el segundo pasaje a la Primera B Nacional dejó en el camino a Platense y a Deportivo Español y así accedió a la final, que debió disputar con Comunicaciones. En la ida, en Agronomía, cayó 1 a 0 con un gol de Martín Rose. En la vuelta, estalló el conflicto.

El 30 de julio de 2017, Riestra se imponía 2 a 0 con goles de Nahuel Benítez (de penal) y Mauro Ortiz. Cuando restaban los cinco minutos que el árbitro Paulo Vigliano había añadido en el segundo tiempo y Comunicaciones presionaba en busca del empate que trasladara la definición a los penales, el campo de juego del Guillermo Laza fue invadido por allegados y simpatizantes. Entre los invasores estaba Leandro Freyre, futbolista del local que había quedado fuera de la convocatoria para ese partido. Después de unos minutos de escaramuzas e incertidumbre, Vigliano suspendió el duelo.

Pese a que la lógica y el reglamento indicaban que al Malevo se le tenía que dar por perdido ese encuentro, el Tribunal de Disciplina de la AFA decidió que los cinco minutos que faltaban se disputaran cinco días después, en la cancha de Defensores de Belgrano y a puertas cerradas. El resultado no se modificó y Riestra terminó ascendiendo, aunque debió arrastrar la temporada siguiente un descuento de 20 puntos, que luego fue reducido a 10.

Esa losa fue demasiado pesada y provocó que el Blanquinegro, en su primera experiencia en la Primera B Nacional, fuera uno de los seis equipos que terminarían descendiendo al final de la temporada 2017/18. No fueron suficientes los intentos de la dirigencia del club, que llevó hasta el Tribunal Arbitral del Deporte su reclamo para que se dejara sin efecto el descuento de puntos (de haber sucedido, habría conservado su lugar en la segunda división).

De todos modos, el regreso a la Primera B sería tan breve como cargado de polémica. En diciembre de 2018, cuando ya había finalizado la primera ronda del certamen, la Asamblea Extraordinaria de la AFA dispuso modificar el reglamento y aumentar de dos a cinco la cantidad de ascensos a la Primera B Nacional. Entre los beneficiados estuvo el conjunto dirigido por Guillermo Duró, que terminó cuarto en un torneo que quedó en manos de Barracas Central y en el que volvió a tener al máximo anotador: esta vez fue Gonzalo Bravo, quien hizo 21. Así consiguió el boleto de regreso a la segunda división un año después de haber descendido.

Gonzalo Bravo fue el goleador del campeonato de Primera B de la temporada 2018/19, en la que Riestra logró su segundo ascenso a la Primera B Nacional.Gonzalo Bravo fue el goleador del campeonato de Primera B de la temporada 2018/19, en la que Riestra logró su segundo ascenso a la Primera B Nacional.En la primera temporada de su segunda experiencia en la segunda división, Riestra llegó hasta los cuartos de final de la etapa eliminatoria en la que se dirimió el segundo ascenso (cayó por penales ante Platense). En 2021 estuvo lejos de la pelea y en 2022 fue eliminado en la primera ronda del reducido por Estudiantes de Río Cuarto.

Este año, el equipo inició la temporada bajo el mando de Cristian Fabbiani, pero el Ogro se desvinculó en abril tras solo 11 fechas, en las que registró tres victorias, tres empates y cinco derrotas. Walter Marchesi tampoco terminó de encontrarle el agujero al mate: en seis meses, su conjunto empató la mitad de los partidos que disputó (10 de 20), lo que le impidió pelear por los puestos de vanguardia.

A fines de septiembre, tomó el timón Matías Modolo, de apenas 36 años, quien en 2022 había sido campeón del Torneo Apertura de la Primera C con Ferrocarril Midland en dupla con Sergio Orsini. Con un juego áspero y al borde del reglamento, y conviviendo con el fantasma de los arbitrajes siempre contemplativos, Riestra tuvo un cierre de campaña sólido, que le permitió meterse en el reducido. Y en el minicertamen se hizo fortísimo, mal que les pese a sus críticos, aun cuando debió jugar siempre en desventaja por haber sido uno de los equipos peor clasificados.

Matías Modolo dirige a Deportivo Riestra desde septiembre.Matías Modolo dirige a Deportivo Riestra desde septiembre.En la primera ronda, venció 1 a 0 a San Martín en Tucumán con un gol de Lázaro Romero, en un duelo marcado por un paupérrimo arbitraje de Diego Ceballos y una tensión mayúscula tanto en el campo de juego como en las tribunas de la Ciudadela. En los cuartos de final, dejó en el camino a Quilmes tras empatar 1 a 1 en Soldati y triunfar 1 a 0 en el Sur. El lunes pasado, en el Guillermo Laza, superó 2 a 0 a Almirante Brown con tantos de Eric Tovo y Gustavo Fernández.

Con esa ventaja, Riestra, que desde que llegó Modolo está invicto (cinco victorias y dos empates) y solo recibió dos tantos, viajará a Isidro Casanova. Un triunfo, una igualdad e incluso una derrota por un gol lo catapultará a la final. A ese encuentro decisivo por un pase a la Liga Profesional también intentarán acceder Deportivo Maipú y Estudiantes de Río Cuarto, que se medirán también esta tarde desde las 17 horas, en Mendoza. En la ida, en suelo cordobés, igualaron 0 a 0. Un nuevo empate le dará la clasificación el elenco cuyano.

Más noticias
Noticias Relacionadas