InicioPolíticaDiana Mondino marcó los lineamientos de su gestión a los embajadores: criticó...

Diana Mondino marcó los lineamientos de su gestión a los embajadores: criticó la ideologización y la herencia recibida de los K

Cuarenta y ocho horas después de asumir el cargo como Ministra de Relaciones Exteriores Comercio y Culto, Diana Mondino envió una circular a todos los funcionarios de la Cancillería en el exterior y en el país con carácter de “muy urgente”.

En este cable interno que pudo leer Clarín y que tiene once puntos, la nueva Ministra habló de la herencia recibida, de la situación en la que se encuentra país, y además, explicitó los lineamientos que se seguirán en política exterior. Dijo que la Argentina “asumirá un rol muy activo en defensa de la libertad”, sin “coacción externa”, según “su conciencia y libre elección”. Y dijo que va intentar que haya menos embajadores de origen político que antes.

Afirmó: “Defenderemos firmemente estos principios en todos los foros internacionales, promoviendo coaliciones con todas las democracias liberales con que compartimos estos valores”.

Según pudo saber este diario, el texto se trabajó en conjunto desde el despacho del nuevo jefe de Gabinete, Federico Bartffeld, y con intervenciones de los nuevos Relaciones Exteriores, Leopoldo Sahores, y de Relaciones Económicas Internacionales.

Con ánimos de transparentar la situación que, según pudo saber Clarín cayó bien dentro del Ministerio, Mondino planteó:

“Casi el 56% de los argentinos ha elegido un cambio. Tenemos un claro mandato de la sociedad de revertir el rumbo de una política y una forma de hacer política que dejó a la Argentina con un nivel de pobreza del 40,1%, la pobreza extrema en el 9,1% y un 150% de inflación anual”.

Luego escribió que la política exterior no era ajena a esa situación. Y que, por el contrario, lo que se recibía era “ideologización, aislamiento, pérdida de credibilidad internacional, falta de rumbo claro, politización de la carrera fueron al mismo tiempo causa y consecuencia de ese escenario”.

Funcionarios del ministerio consultados también valoraron mucho este punto, aunque desearon que esa búsqueda no se traduzca en un cambio por completo hacia otro “tipo de ideologización”.

En tren de calificar a la población argentina como “educada, creativa y emprendedora, que triunfa en el mundo en los sectores más disruptivos”, la Canciller y su equipo destacaron como positivo los “valiosísimos recursos naturales” de la Argentina, con sus recursos energéticos y agropecuarios, sus reservas «importantísimas» de litio y gas.

Destacó otras virtudes naturales y sostuvo. “El gran desafío es liberar todas esas fuerzas productivas para que este potencial se traduzca en más desarrollo y más riqueza para todos los argentinos”, destacando a la política exterior como un instrumento para logra éxito en ello con más comercio e inversiones.

La primera página de la circular de Diana Mondino, en la que habla de la herencia recibida en Cancillería y establece una hoja de ruta en política exterior.La primera página de la circular de Diana Mondino, en la que habla de la herencia recibida en Cancillería y establece una hoja de ruta en política exterior.“Este cambio de rumbo se dará en un escenario internacional complejo, en plena reconfiguración. Ustedes lo conocen mejor que yo: hay un regreso a la geopolítica tradicional ejemplificado cruelmente con la profusión de estrategias nacionales durante el COVID, con la invasión rusa a Ucrania, con el brutal acto terrorista de Hamas en Israel”, empezó diciendo y señaló: “Vemos la mayor asertividad de China en los ámbitos político y militar, la virtual parálisis del sistema de comercio multilateral con eje en la Organización Mundial del Comercio (OMC), la presencia activa de intereses privados en los organismos internacionales, una reconfiguración en la articulación de las cadenas de valor”.

Dijo que hay que trabajar sobre ese escenario y fue ahí donde sostuvo: “La Argentina asumirá un rol muy activo en defensa de la libertad. La libertad es la condición necesaria para que cada uno, sin coacción externa y actuando según su conciencia y libre elección, pueda tomar sus propias decisiones que servirán al desarrollo de la sociedad en que vive. Defenderemos firmemente estos principios en todos los foros internacionales, promoviendo coaliciones con todas las democracias liberales con que compartimos estos valores”.

«Menos políticos y más diplomáticos»

Mondino destacó «el nivel de preparación y profesionalidad de gran parte del cuerpo diplomático». Y agregó: «Confío en su vocación de servicio, en su formación y en la seriedad con que abordan sus tareas”, pero no hizo alusión a los altos niveles de conflicto que hay en un ministerio donde los empleados entre diplomáticos y los que no lo son, llegan a los casi 5000. Hay áreas superpuestas y cantidad de contratados que no tienen roles definidos.

“Mi intención es revalorizar el rol de los diplomáticos, tanto en Argentina como en las Embajadas. Aspiro a que sean más proactivos, más propositivos. No vamos a ser el ministerio de asistencias de estilo, les pido que se involucren en la sustancia de las decisiones y en las acciones concretas. Vamos a desplegar una política muy agresiva de negociación de acuerdos comerciales y de captación de inversiones y cuento para ello con el apoyo de todos ustedes”.

Entre las criticas que hizo en su circular, Mondino aseguró que ella y su equipo recibían un “ministerio debilitado no sólo en cuanto a la gestión de sus objetivos propios de la política exterior, sino también desde el punto de vista administrativo”.

Sostuvo entonces que desde hace dos años no hay ascensos, “no hay claridad en los criterios que se utilizaron para los traslados, no existe la previsión presupuestaria para implementar algunas de las decisiones ya tomadas por la gestión anterior”. Prometió entonces hacer “un esfuerzo para normalizar estas situaciones, teniendo en cuenta las enormes restricciones que implica la situación económica de nuestro país”.

Mondino hablo de “profesionalizar la gestión», «mejorar la coordinación interministerial» y «cambiar las formas tradicionales de hacer política”. Sin dar detalles afirmó que ello se reflejará en el organigrama del Ministerio. “Tengo además un compromiso personal para mantener al mínimo indispensable las designaciones políticas, tanto en Buenos Aires como en las representaciones en el exterior”.

Hasta ahora, sólo se fueron conociendo las designaciones de carácter político que quiere Milei, en Estados Unidos, Brasil, Israel, entre otras.

Habló entonces de que destaca como un valor “el mérito” y como haciendo alusión al triunfo por Javier Milei pero sin decirlo así sostuvo: “La sociedad argentina ha decidido privilegiar el esfuerzo, el mérito y la capacidad por sobre la pertenencia a partidos políticos o a grupos de intereses.”

Terminó su circular manifestando que esperaba que todos los funcionarios “sin distinciones de ningún tipo, para que la política exterior contribuya a devolver a todos los argentinos un nivel de seguridad, paz social y estabilidad económica que permita a cada uno el desarrollo de su vocación personal».

Más noticias
Noticias Relacionadas