InicioEconomíaLa gente asume el ajuste: el sueldo pretendido para un nuevo trabajo...

La gente asume el ajuste: el sueldo pretendido para un nuevo trabajo creció menos que la inflación, de cuánto fue?

Mucho se habló durante la campaña sobre quién pagaría finalmente el ajuste brutal que llegaría de la mano de la devaluación oficial y el sinceramiento de los precios, y cómo se debía flexibilizar el mercado laboral para que el sueldo sea el resultado de una negociación libre entre pares. Sin embargo, en la mayoría de los casos son las personas de a pie las que están asumiendo el costo de los tiempos que corren. 

Una de las evidencias es que el salario pretendido promedio por los argentinos para un nuevo trabajo -un indicador que mide mensualmente la plataforma Bumeran de búsqueda de empleo- creció por debajo de la inflación, ya que las personas ni siquiera apuntan a empatar la suba de precios al rellenar el campo de salario pretendido. Y esto se evidenció en todas las profesiones y áreas que releva el estudio.

El salario promedio requerido en diciembre en postulaciones de Bumeran fue de 484.683 pesos por mes. Está cerca pero debajo de los 495.798 pesos que necesita una familia tipo por mes para no ser pobre, según apuntó el lunes el Instituto Nacional de Estadística y Censos. (INDEC). 

Ahora bien, el salario pretendido solo se incrementó 7,40% en diciembre respecto de noviembre, y 137,48% en total en 2023. Asi, las personas pidieron en promedio menores ingresos en un nuevo empleo de lo que estaba marcando la inflacion oficial, que en diciembre fue del 25,5% y en 2023 de 211,4 por ciento

Sin embargo, hay un dato esperanzador hacia el futuro desde el punto de vista de los sueldos. La adecuación a los precios del mercado laboral venía siendo realizada por los talentos, que hasta octubre pedían salarios promedio menores a los que estaba ofreciendo el mercado, de acuerdo al indicador oficial de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE)

Esa tendencia se revirtió en noviembre (último dato disponible) cuando el RIPTE fue de 447.079 pesos mensuales, mientras el Bumeran Index marcó un salario pretendido promedio de 451.287 pesos ese mes. Pero también en 12 meses el RIPTE creció más (142,7%) que el salario pretendido, demostrando que por ahora las personas siguen adecuándose al contexto de crisis pidiendo menores sueldos de los que ofrece de media el mercado. 

Adecuación en todas las profesiones

Bumeran Index en relación a la inflación y el RIPTE (Fuente: Bumeran)

Bumeran Index en relación a la inflación y el RIPTE (Fuente: Bumeran)

«El Index de diciembre nos permite corroborar la proyección que veníamos haciendo respecto a la evolución del salario requerido: este año registramos la mayor suba desde el 2017. Podemos observar que, a pesar de este aumento récord, la remuneración solicitada no llega a incrementar al mismo nivel que la inflación estimada del periodo quedando casi 74 puntos porcentuales por debajo», dijo al respecto Federico Barni, CEO de Jobint.

«La depreciación del salario de las personas trabajadoras se configura como la principal problemática que deberemos afrontar en el mundo laboral del año que recién empieza», expresó.

En ese marco, la empresa informó que el salario requerido en diciembre para los puestos de jefe y supervisor fue de 642.216 pesos, un crecimiento de 4,85% intermensual. 

Para el segmento semi-senior y senior, el salario pretendido medio por mes fue de 508.922 pesos, un 8,28% más que en noviembre y 

Al postularse a puestos junior, los salarios pretendidos en Bumeran promediaron 327.138 pesos en diciembre, 6,34% más que el mes anterior. 

Es decir, sin importar el seniority, el salario pretendido para un nuevo empleo quedó por debajo de la inflación intermensual. Restará ver si en el próximo Bumeran Index las personas que aplican a avisos de empleo actualizan sus pretensiones para dar cuenta de la inflación de 25,5% ocurrida en diciembre.

Evolución del salario pretendido por seniority (Fuente: Bumeran)

Evolución del salario pretendido por seniority (Fuente: Bumeran)

Asimismo, el fenómeno se repitió en todas las áreas de trabajo y especialidades, independientemente del seniority. En todos los casos el salario pretendido medio avanzó el año pasado muy por detrás de la inflación. 

Por caso, en los avisos de búsqueda de juniors, los de Recursos Humanos fueron los que más pidieron, con un incremento del 175,21% frente a diciembre de 2022. Por el contrario, en Marketing quienes solicitaron empleo lo hicieron por salarios pretendidos de solo 108,42% más que el año anterior.

Lo mismo ocurrió en la categoría senior y semi senior. Nuevamente, las postulaciones de Recursos Humanos son las que tuvieron mayor alza del salario pretendido en 2023 (157,08%) y las de Tecnología las del alza menor (122,50%).

Brecha salarial de género

De acuerdo a Bumeran en diciembre aumentó la brecha de salario requerido entre hombres y mujeres, y se ubicó en 19,22% de diferencia a favor de los primeros.

«La brecha en el salario requerido según género se mantuvo por encima del 14,6% a favor de los hombres durante el transcurso de todo el 2023. La mayor diferencia en las remuneraciones pretendidas se registró en octubre al alcanzar el 20,45%, la menor en febrero y marzo con el 14,6%», destacaron los analistas de Bumeran.

El salario medio requerido por los hombres aumentó 9,48% en diciembre, mientras que el de las mujeres se incrementó 7,88%. Ellos pidieron de media 533.322 pesos y ellas 447.325 pesos en promedio.

La brecha salarial es mayor en los puestos de mayor seniority. En diciembre fue de 3,67% en posiciones junior, de 18,76% para senior y semi-senior, y de 40,87% en los casos de jefe y supevisor. 

Las diferencias van más allá del salario. Según resumió Bumeran, la participación de los hombres en las postulaciones fue superior a la de las mujeres durante todo el 2023. Registró el mayor porcentaje en el mes de septiembre con el 54,15% y el menor en enero, febrero y marzo con el 50% para cada lado. Además, pudo observarse que a mayor seniority se corresponde una mayor postulación de parte de los hombres y una menor de parte de las mujeres.

En diciembre, hubo una presencia de un 48,81% de mujeres, frente a un 51,19% de hombres. No obstante, esta diferencia se incrementó a medida que aumenta el seniority. Al llegar al nivel de jefe o supervisor, la cantidad de postulaciones masculinas alcanza el 63,17% del total.

Más noticias
Noticias Relacionadas