InicioSociedadUna nena se bañaba en un río de Córdoba y murió: denuncian...

Una nena se bañaba en un río de Córdoba y murió: denuncian que «la aspiró un caño»

La familia Saldaña fue a disfrutar a Cabalango de un domingo de verano en el río y volvió a su casa de Córdoba con el dolor más indescriptible por la muerte de Jazmín. Ahora, su papá Fernando pide explicaciones a las autoridades y que la Justicia investigue un “caño” en el río que “aspiró” a la nena.

Mi hija estaba buscando piedritas blancas en el río y terminó muerta”. Fernando Saldaña (46), padre de la niña, todavía no puede entender lo que ocurrió el último domingo 14 de enero, alrededor de las 17, en el balneario principal de la localidad serrana de Cabalango, a 10 kilómetros de Villa Carlos Paz.

Según el hombre, Jazmín estaba en el agua junto a su hermano con discapacidad, en un lugar donde “todo es muy bajito” en el río Los Chorrillos. Se trata de una zona con un “piletón”, entre el histórico vado y el nuevo puente de ingreso a la localidad por la ruta S-429.

En una década se redujo a un tercio la cantidad de policías comisionados para investigar los delitos

Mientras los padres de los niños estaban a un costado del río tomando mates, de repente “la gente empezó a hacer palmas” y Fernando pensó que alguien se había perdido. “Le pregunté a mi nene por su hermana y me hizo una seña para abajo”, relató a PERFIL CÓRDOBA.

El papá corrió y se tiró al río para rescatar a su pequeña. “Ella estaba sumergida, la quise sacar, pero era imposible porque la aspiraba un caño o algo que ejercía una fuerza brutal para abajo”, aseguró.

El lugar exacto donde ocurrió la tragedia:

Desesperado, el hombre salió del agua y pidió ayuda a los gritos. “No había nadie que auxilie, ni un guardavida”, afirmó, y continuó: “Ahí nomás se tiraron tres señores y pudimos sacarla. Cuando la pusimos sobre una piedra mi hija ya estaba toda morada y sin pulso”.

Fernando asegura que su hija fue aspirada por una especie de caño o compuerta del muro que permite que se forme un piletón en el río. Denunció que la asistencia tardó “varios minutos” en llegar al lugar, también que no había carteles que advirtieran algún peligro y que tampoco había alguna cobertura que proteja a los bañistas de ser succionados en el agua.

Agentes del DUAR, que durante 60 minutos le realizaron infructuosas maniobras de reanimación a la niña, al día siguiente de la muerte indicaron a Canal Doce que, al momento del hecho, “las condiciones del río eran normales y no había alertas”.

Sin respuestas

El papá de Jazmín exige justicia por la muerte de su hija y pide explicaciones a las autoridades de Cabalango y de la Provincia. “¿Quién debe señalizar y advertir por los peligros en el agua que no vemos a simple vista?, ¿quién debe hacer el mantenimiento de esos diquecitos en el balneario?”, se preguntó.

Fernando también indicó que, desde la muerte de su hija, ninguna autoridad local, tampoco de dependencias provinciales ni de la justicia se pusieron en contacto con él o su familia. “Me dijeron que hay secreto de sumario y me entregaron el cuerpo, nada más”, contó.

.

Desde la Administración Provincial de Recursos Hídricos (APRHI), a cargo del control y protección del recurso hídrico de Córdoba, indicaron a este medio que las obras que existen en zonas de dominio público “las ejecuta el Estado o el Estado autoriza la ejecución a un tercero y ese tercero, ya sea un municipio o un privado, es el responsable de la adecuada operación y mantenimiento de esa infraestructura”.

En tanto, en la comuna de Cabalango dijeron que, al no contar con un cuerpo de guardavidas propio, la zona está bajo jurisdicción de defensa civil local. Y aseguraron que el mantenimiento de los piletones corre por cuenta de la Provincia.

Gobierno y tecnología, una relación necesaria que demanda recaudos

Personal de la Policía que intervino en el hecho entregó el procedimiento a la fiscalía de turno en la feria judicial, a cargo de Silvana Páez. No hubo precisiones ante la consulta de PERFIL CÓRDOBA.

Me cobraron 3 mil pesos por estacionar el auto, había personal para cobrarnos, pero no había nadie para cuidarnos, ni un guardavida. Quiero que no le pase a otro niño lo que le pasó a Jazmín”, finalizó Fernando, el padre de la nena ahogada.

Más noticias
Noticias Relacionadas